Compartir

Este año, tanto Guatemala como El salvador, se unen a la prohibición del matrimonio infantil, uniéndose así a la lista de países que, en conjunto con Panamá, Honduras y Costa Rica, dicen no a este método a través de sus legislaciones.

La propuesta nace, más que para proteger la integridad de las niñas, para esas que por ser víctimas de violación, tendrían que casarse debido al embarazo, obligándolas así a triplicar su edad y a condenar su prematura vida y es que “no hay oportunidades para nosotras, no hay trabajo, ni estudio, ni apoyo psicológico cuando a uno le pasan estas cosas”, asegura esta joven de 15 años.

De esta misma manera, “yo digo que antes de casarse hay que pensarlo bien. No todo es de color rosa, una nunca sabe a lo que va. En mi caso no pregunté nada porque tenía miedo”, sostiene una mujer indígena que contrajo matrimonio a sus 17 años.

el fin de los matrimonios infantiles

Estos serían quizá los últimos testimonios recogidos por el informe que se elaboró por el UNFPA, un documental en el cual se trataron múltiples temas relacionados a esta realidad, como lo son la vulneración de derechos en las adolescentes, las uniones tempranas y los embarazos, así que con esto se espera que, por parte de Guatemala, estas sean las últimas mujeres en testificar sobre esta clase de acontecimientos.

Gran parte de esta iniciativa sería gracias a la decisión tomada por parte del congreso de ese país centroamericano de abolir de forma permanente el matrimonio infantil tras haber aprobado dicho decreto, el cual sustituye el anterior, el cual daba permiso legal para que la edad mínima para casarse se encontrara entre los 14 y 18 años de edad.

Gracias a esta decisión, la libertad de muchas niñas y adolescentes saldría finalmente a la luz, ya que en la mayoría de los casos (por no decir todos), la decisión del matrimonio sería llevada a cabo por los padres de la menor, generalmente para poder llevar a cabo un negocio o para lidiar con algunos gastos presentes en el hogar, permitiendo esto a las jóvenes decidir sobre su propio destino de ahora en adelante.

De esta manera, cada vez son más los países que se suman a esta propuesta, siendo Panamá el primero en unirse para el año 2015, seguido de Costa Rica y después con Honduras y seguido de estos, se comenzarían a unir gran parte de los países de centro américa, los cuales, eventualmente, fueron promoviendo la prohibición de este acto.

En tal sentido, el matrimonio infantil se extingue de forma progresiva, dando lugar a la libertad de los jóvenes conforme avanza el tiempo y su esperanza.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here