Compartir

La iniciativa del Brexit por el que votaron la mayoría de los británicos para salir de la unión europea, podría desvanecerse en el tiempo sino se concreta en los próximos meses según palabras de la premier británica, Theresa May.

Según palabras de la propia primera ministra la salida expedita del Reino Unido pudiera “escurrirse de los dedos” sino se liman las asperezas entre conservadores y laboristas y las recientes fricciones con el líder opositor, Jeremy Corbyn.

Para May, es importante cumplir con el mandato del pueblo quien dejó muy claro su decisión en las urnas y llegar a un acuerdo lo más pronto posible; uno de esos acuerdos incluye una prórroga hasta el 30 de junio para que el gobierno logre cerrar un pacto con la oposición pudiera incluir la creación de una unión aduanera con Bruselas.

Sin embargo, la negociación incluiría la contrapropuesta del consejo europeo de aceptar la extensión a cambio de que el Reino Unido participe en los comicios europeos a realizarse el próximo mes de Mayo.

Un Brexit demasiado flexible

La punta de lanza del conflicto dentro del seno del propio partido conservador radica en el descontento de más de cien diputados del partido gobernante quienes le han solicitado directamente a la premier británica suspender por completo el coqueteo con la oposición que pudiera abrir la posibilidad de la participación del Reino Unido en las elecciones europeas y mantener al país dentro de la unión pero sin derecho al voto.

Esta iniciativa ha ocasionado un conato de implosión en el partido de la primera ministra abriendo la posibilidad a nuevas coaliciones políticas como el nuevo partido Brexit o Change UK, quienes ya se están organizando para las elecciones locales y hasta una posible participación en los comicios paneuropeos.

A pesar de la tensa situación, la opinión pública sigue respaldando las acciones de May en torno a un acuerdo propicio con los laboristas para desbloquear el Brexit y revertir la percepción de que la premier carece carácter y voluntad para lograr el acuerdo con Bruselas.

De acuerdo a algunos medios de comunicación, May estaría dispuesta a complacer a los trabajadores en su demanda de crear un una unión aduanera con Bruselas que estaría inserto en el texto final del acuerdo.

Por otro lado el partido opositor sigue forzando esta propuesta y así evitar que un ala política más dura y radical hacia el Brexit pueda tomar posesión de Downing Street a la cabeza del ex ministro de relaciones exteriores, Boris Jhonson, quien aboga por un Brexit duro e inflexible.

Al final el objetivo de May es lograr lo prometido en la campaña electoral sin poner en riesgo su credibilidad y por supuesto, su cargo.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here