Compartir

No hay lugar a dudas que uno de los grandes problemas que enfrentan muchas naciones es el de la violencia y terrorismo. Uno de ellos es Irak, que parece que nunca termina de suponer este problema tan dramático.

La última jornada trágica dejó un saldo de más de 25 muertos, sumando 42 fallecidos y más de 2000 heridos si sumamos los demás días. Después de esto, todas las instituciones públicas están completamente en paro, incluyendo el propio Congreso que debía aprobar unas medidas del gobierno.

Sin embargo nada de esto pudo llevarse a cabo luego de las constantes amenazas por parte de los manifestantes, que se encuentran realmente enojados y aparentemente ningún cuerpo de seguridad puede hacerles frente.

Este sábado además de los 25 muertos se manejan las cifras de 26 heridas en la capital de la república ya que los las fuerzas de seguridad utilizaron diferentes tipos de gases para desviar a los manifestantes.

Sin embargo esto no es lo único que sucedió. En otras ciudades como Nasiriya, que se encuentra a 300 kilómetros perecieron 15 manifestantes y 17 permanecen heridos. Todo esto sucedió luego de que intentaran asaltar a un alto funcionario local.

El descontento es evidente, a pesar de todos los esfuerzos que han hecho tanto el gobierno como los propios partidos políticos de llegar a un acuerdo común en temas tan sensibles como los servicios públicos, el transporte, entre otros.

Toda esta furia proviene luego del año 2003 con la llegada de las tropas norteamericanas, que vinieron a matar al que era su líder para ese entonces, Sadam Husein, así como para hacer otro tipo de cambios en materia política.

Según los mismos ciudadanos ellos han permitido que el país llegue a este punto.

La única manera

Según la mayoría del pueblo las manifestaciones callejeras son la única forma de determinar el futuro del país ya que las medidas pacíficas de las elecciones y el diálogo no han logrado ninguna decisión determinante.

Desde el primero de octubre la nación se encuentra envuelta en toda una ola de protestas que no se sabe cuando finalizará. Tan grave es la situación que el mismo Parlamento, principal institución pública del país apenas ha realizado 4 sesiones en lo que va de mes debido a la tensa situación.

La verdad es que se encuentran en dos posiciones bien diferentes: la primera es mantener el status quo y seguir como están o generar un verdadero cambio que marque un nuevo camino para Irak, justo lo que está pidiendo la población.

Sin saber lo que sucederá en el futuro, de algo sí es seguro. De no haber una solución en los próximos meses podría generarse una nueva guerra civil, algo que nadie en el mundo entero quiere. Si ya ha sido catastrófico lo que ha sucedido hasta ahora no queremos imaginarnos lo que sucedería en ese caso.

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here