Compartir

Amaya Coppens quien es la líder estudiantil ha comentado desde su casa en Esrelí, que espera que este 2020 sea un año lleno de victoria  luego de tener que pasar por terribles cosas.

La casa que desde que ocurrió su excarcelación, ha tenido que sufrir los ataques de los sandinistas y de los paramilitares, con lanzamiento de aceite y de piedras, e incluso rayaron las sus paredes.

Cosa que deja completamente claro que es un infierno que se extiende hasta después de haber salido de las rejas.

Coppens, quien es una persona que posee una doble nacionalidad, lleva casi dos meses completamente encerrada debido a los constantes maltratos, pues es una de los inmigrantes que formaba parte de los 15 miembros de una banda llamada los aguadores.

El régimen los había acusado de ser traficantes de armas extrañas: la comida y el agua que le llevaron a cada una de las madres que se encontraban en una huelga de hambre, ubicadas en la parroquia en Masaya llamada San Miguel Arcángel.

Este es el segundo encarcelamiento por el que ha paso, pues en el año 2018 la acusaron de ser terrorista por liderar una manifestación mientras gritaba mensajes socarrones hacia Rosario Murillo, por lo que  fue un aproximado de 300 días que tuvo que pasar en la cárcel esta joven que en realidad es inocente.

En su archivo de historia frente a la batalla contra todos los tiranos en América Latina se encuentra una fotografía de ella. Donde esta joven de tan solo 25 años de la observa junto a algunas compañeras de su resistencia.

Tienen vestimenta de color azul por ser un uniforme de cárcel

Las muñecas atadas usando una cinta de plástico, como si realmente se tratara de terroristas que actuaban incluso en el gobierno de Daniel Ortega. En la parte de atrás sujetándolas como si fueran a escaparse, se encontraban policías orteguistas que tapaban sus rostros con el fin de evitar ser avergonzados nacionalmente.

Los abogados y los familiares hicieron constantes denuncias en contra del maltrato y los abusos constantes en la prisión.

No simplemente manoseaban a estas chicas, sino que también eran desnudadas varias veces en el día para el solaz de carceleros. Quienes además eran los responsables de manosear su comida para así contaminarla para que sufran de gastroenteritis.

Los abogados de la joven no tienen conocimientos acerca de los medios cautelares que va a tener que sufrir estando en régimen de convivencia entre familia.

Por otra parte, su familia ha hecho intentos de convencerla para que pueda exiliarse en algún país europeo, aunque la joven solamente sacó provecho de esa situación para hacer una gira a través de dicho continente que pudo llevarla hacia España.

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here