Compartir

Son 40 años los que han transcurrido desde la muerte de Elvis Presley, la leyenda del rock, leyenda que muchos de sus fans luchan para mantener viva.

Elvis, llamado el muerto viviente por las veces que la gente dice haberle visto, se despidió del mundo a sus 42 años, un 16 de Agosto del año 77 y ya hace 40 que descansa bajo tierra. Esto según la versión oficial, pero hay una segunda versión, esa que atrae a miles de fans año tras año a Memphis, bajo la premisa que el ídolo sigue vivito y coleando, presto a ser partícipe de una nueva resurrección.

Sus emblemáticos “personificadores” o “intérpretes” ya comienzan a dejarse ver por estos días en las inmediaciones del altar de Graceland, donde le rinden culto al mito, uno de ellos el famoso latino Roberto López cuyo nombre artístico es el Vez, otro el nipón Mori Yasumasa conocido como J-Elvis y los que seguro pronto estarán por allí, los Elvis Maño, Tinerfeño y Rockabilli, ya que todos por lo general se suman a estas presentaciones todos los años.

Elvis Presley

Explica George Klein, quien fuera amigo de Elvis, que el fenómeno que revive año tras año el ídolo es inexplicable, la única forma es vivirlo en carne propia y sentir eso que sienten los presentes en lo que llaman la hora bruja, momento en que emblemáticamente el mito regresa a la vida, ese momento definitivamente es mágico.

Pero este año el acostumbrado evento es amenazado con empañarse debido a la decisión de Elvis Presley Enterprises de cobrar a los fanáticos por el acceso a la tumba de Graceland, esgrimiendo razones de seguridad y colocando tarifas desde los 28 hasta los 75 dólares.

Esta acción ha despertado la molestia de los fans quienes han decidido protestar y aquellos que se precian de ser los fans más devotos, han pedido permanecer en la noche de marras apostados frente a la puerta de Graceland para hacerse escuchar y evitar a toda costa este atropello de la mafia de Memphis y que no ha hecho más que beneficiarse durante años con el parque temático que fue creciendo alrededor de la mansión y con la venta de distintos suvenires alusivos al ídolo.

Hay quienes señalan que esta acción pudiera responder a que el mito ya tiende a desgastarse y a desaparecer frente a una nueva generación que no le reconoce por sus canciones, posiblemente lo hagan por sus atuendos estrafalarios pero ciertamente las encuestas indican que los jóvenes en general no le reconocen como un ídolo musical.

Representantes del gremio de famosos han expresado su opinión sobre Elvis, Bob Dylan ha dicho que “escucharlo es como salir de prisión”, Springsteen lo reconoció como “su religión” y David Bowie aseguró que “se sintió especial al saber que nacieron el mismo día”.

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here