Compartir

Una mudanza es un aspecto clave en nuestra vida. Nos cambiamos de casa y lo que en principio puede parecer un simple acto, en realidad simboliza un cambio de etapa en nuestro camino, que será más o menos importante, pero que nos crea cierto estrés. A veces nos damos cuenta, a veces no, pero la ansiedad está ahí. Y es que las mudanzas son uno de los actos que más quebraderos de cabeza trae.

A la hora de hacer una mudanza surgen recuerdos, inconvenientes, cansancio, desorden… todos estos elementos se mezclan en tu cabeza hasta que a veces parece que vaya a explotar. Pero todo puede arreglarse si añadimos un poco de orden y si contamos con algunos consejos que nos harán la mudanza más fácil. De esta forma podremos disfrutar de esta nueva etapa de nuestra vida.

Aprovecha para hacer limpieza

Uno de los aspectos clave en la mudanza es tirar las cosas que no necesitas. Cuando empieces a revisar todo lo que tienes que llevarte, seguramente encontrarás ciertas cosas que no necesitabas. A veces llenamos cajas y cajas solo de materiales inservibles que en ocasiones ni sabíamos que teníamos.

La mudanza es uno de los mejores momentos para deshacernos de todas estas cosas, por lo que antes de embarcarte de pleno en la experiencia de la mudanza, te recomendamos que te centres en hacer limpieza. Tirando todas las cosas que no necesitas, podrás economizar el tiempo de tu mudanza.

Organízate con las cajas para mudanzas

Cuando vayamos a enfrentarnos a una mudanza, uno de los principales objetos que no pueden faltar son las cajas. Comprar cajas de cartón es uno de los primeros pasos, para poder ir empaquetándolo todo. Las cajas deberán ser de diferentes tamaños, para poder hacer frente a varias exigencias de tu mudanza.

Además de las cajas, recuerda tener a mano celo, cinta, tijeras y un rotulador grueso. El papel de periódico te será útil para envolver los vasos y la vajilla, de manera que se eviten roces y roturas. Por otra parte, los objetos valiosos también deberás cuidarlos, y lo mejor es que los envuelvas en burbuja. Además, indica a la empresa de mudanzas cuáles son para que lo tengan en cuenta durante el transporte.

No te olvides de escribir el contenido de las cajas para mudanzas con el rotulador. Acuérdate de indicar qué contienen y a dónde pertenecen. Será de gran ayuda cuando estés en la nueva vivienda.

Una buena forma de conseguir cajas de cartón es mediante el packaging. Y es que cuando realizamos compras por Internet, suelen enviarnos cajas con el contenido. Pues bien, podemos usar estas cajas si las guardamos, y aprovechar para hacer la mudanza. Es un método que nos ahorrará tiempo, dinero y nos permitirá aprovechar nuestros recursos.

Comprueba que contratas una empresa seria

A la hora de decidirte por una empresa de mudanzas u otra, ten en cuenta que la decisión que tomes decidirá el éxito de la misma. Te aconsejamos que no te dejes llevar por precios bajos y te asegures de que los pagos están claros y sin medias tintas. Huye de empresas que no estén dadas de alta en la seguridad social o te facturen sin IVA. Aunque te pueda parecer más atractivo en un principio, si se produce algún malentendido, rotura o incluso el robo de algún objeto, no tendrás a nadie que te cubra en este sentido.

Otro aspecto importante es que te asegures de que la empresa que contratas tiene un seguro. Aunque no tiene por qué pasar nada, si hay daños durante la mudanza, el seguro cubrirá los desperfectos para que no haya ningún disgusto.

Coge unos días de vacaciones

Como hemos dicho las mudanzas son procesos estresantes, y aunque pidas ayuda, te aconsejamos que si tienes la oportunidad te hagas con algunos días de vacaciones para poder hacer frente a este proceso de mejor manera.

De esta forma podrás hacer todo el trabajo en unos días y se acortará el proceso de la mudanza. Si no puedes coger vacaciones, asegúrate de un fin de semana y dedícalo exclusivamente a tu mudanza. Cuanto antes lo tengas todo preparado antes podrás disfrutar de la nueva etapa de tu vida.

Como ya hemos dicho, enfrentarse a una mudanza puede ser complicado, por ello es bueno que dispongamos de cierta ayuda. Tanto si se trata de una empresa de mudanzas como de unos amigos o familiares, te recomendamos que te pongas en contacto con alguien que pueda acompañarte en este proceso, pues si lo haces solo, posiblemente se te haga más cuesta arriba.

Si no dispones de transporte también deberás pedirlo. Siempre está la opción de contratar una empresa de mudanzas, que será como más fácil nos resultará el trabajo. El caso es tenerlo todo previsto para evitar prisas de última hora y convertir tu mudanza en un proceso eterno.

Acostúmbrate a tu nueva situación

Una vez en la casa nueva puede que nos sintamos algo raros. Como hemos dicho es una nueva etapa en nuestra vida, y los comienzos, deseados o no, siempre son algo difíciles. Lo importante es que te des tiempo para adaptarte a esta nueva situación y te hagas con tu entorno. Un buen consejo es darte una semana o dos para liberar tu agenda y recuperar el aliento. Sobre todo, si tienes hijos, tendrás que tener paciencia a la hora de adaptarte.

Por otra parte, si hemos gastado mucho dinero en la mudanza puede que nos encontremos algo justos económicamente. No te alarmes ante esta situación, pues después de una mudanza es normal notar un poco más la crisis. Y las crisis puede llegar de forma económica o emocional, pues al hacer la mudanza podemos dejar atrás muchas cosas, y en el proceso vemos recuerdos y objetos que nos remueven muchas cosas. Es normalmente cuando paramos y ya hemos terminado el trabajo cuando todas estas emociones salen a flote, pero no te preocupes, desahógate y deja que la vida te lleve a cosas nuevas.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here