Compartir
5 reglas de oro para hacer un buen gin tonic

La grandeza de los gin tonics radica, entre otras cosas, por las múltiples variantes que podemos encontrar a la hora de su elaboración.

Pero hay una seria de premisas básicas de las que uno nunca se puede salir, se trata de las reglas de oro que deberéis tener en cuenta a la hora de confeccionar un gin tonic y que son irrenunciables si queréis que el resultado sea perfecto.

  1. Utilizar copa ancha: realizar un gin tonic en un vaso de tubo es un auténtico sacrilegio, la copa debe de ser lo suficientemente ancha como para que podamos percibir el aroma, además de que ésta permite una mejor distribución de los hielos y por tanto mantener nuestro gin tonic a una temperatura adecuada.
  2. Grandes cubos de hielo: cuanto más grande sea la pieza de hielo menos agua desprenderá, por lo que nuestro gin tonic se verá menos desvirtuado. No debes escatimar tampoco en la cantidad a utilizar, a más hielo más fría estará la copa y menor probabilidad de que se derritan.
  3. Usar bien las proporciones: si bien no hay una regla exacta todos los expertos coinciden en afirmar que la mejor proporción es que la ginebra sea un cuarto del total, siendo el resto de tónica.
  4. Cuidado al aplicar la tónica: es un paso fundamental si no queremos que la tónica pierda sus propiedades. Se deberá echar sobre la copa de forma lenta y no de forma brusca.
  5. Dar con el acompañamiento perfecto: cada ginebra es un mundo y no todas tienen el mismo sabor ni las mismas características. Las hay que casan mejor con cítricos y las hay que casan mejor con aromas más dulces o más amargos. Todo depende de las características de la ginebra por lo que deberás informarte bien sobre qué le puede ir mejor antes de lanzarte a la piscina.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here