Compartir

El padre Alejandro Solalinde, viene observando desde hace 12 años las distintas situaciones que les toca vivir a todos esos emigrantes latinoamericanos que a su paso por México son víctimas de descargas eléctricas, detenciones agresivas, golpizas, violaciones, privaciones de libertad y hasta secuestros, su forma de accionar ante estos terribles hechos le han hecho ser un referente en lo que a defensa de los derechos de estas personas se refiere.

Se ha hecho llamar el Misionero Itinerante que no se amilana ante ninguna amenaza; Alejandro Solalinde el gran defensor de los emigrantes ha sido postulado por la Universidad autónoma del estado de México al premio Nobel de La Paz, la misma fue aceptada por el comité de Premios y ahora está oficialmente nominado.

Durante su visita a España, se muestra como una persona pulcra y de habla muy calmada que hace balance de todo lo que ha pasado hasta convertirse en la voz de los emigrantes.

Se ha hecho llamar el Misionero Itinerante

A sus 72 años, hace una retrospectiva de lo que a sus 60 deseaba para su vida, dedicarse a una vida distinta, fuera de un escritorio y celebrando misa; un buen día se tropezó con un grupo de emigrantes en unas vías del tren y su inquietud le llevó a indagar sobre quien les brindaba atención a estas personas y fue aún más allá en su iniciativa y comenzó a viajar con ellos para así conocer en carne viva su realidad.

Alejandro Solalinde, de origen Mexicano, no dudó en subirse a la denominada Bestia con los migrantes, aun cuando es una de las maneras más peligrosas de llegar a Estados Unidos, compartió con ellos desde el techo del tren, aprendió a pasarse de un vagón a otro y como sufren de hambre y sed durante el trayecto; interactuó principalmente con emigrantes centroamericanos que son los más proclives de abandonar sus países en busca de más seguridad y bienestar.

Cada vez más comprometido con la causa de defender a los emigrantes, solicitó al obispo le permitiera dedicarse en exclusiva a acompañarles lo cual le fue concedido. Solalinde cada vez quedaba más sorprendido de cómo estos emigrantes eran tratados como mercancía, eran asaltados con la anuencia de Funcionarios Públicos y agentes del Estado.

El padre no duda en denunciar los secuestros de los que son víctima los emigrantes, lo que le ha valido amenazas, además de haber sido golpeado y encarcelado lo cual le puso en cuenta de la tremenda corrupción que existe en su país. Aun así se mantiene activo y sigue denunciado sobre todo en la red social twitter.

Hoy día ha cristalizado un total de seis albergues parae migrantes llamados “Hermanos del Camino”, ubicados en Ixtepec, Chahuites, dos en ciudad de México, uno en Toluca y uno en Veracruz.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here