Compartir

Las investigaciones que desembocaron en la detención del Fiscal Anticorrupción, acusado de cobrar para amañar un caso y la cual se produjo hace semanas atrás, ahora ha alcanzado a tres ex presidentes de la Corte Suprema de Colombia, en medio de toda una avalancha de corrupción que por lo visto involucra a funcionarios de las más altas esferas.

Los tres ex presidentes son intocables por ahora debido a la ventaja con la que cuentan, sin embargo los hechos de corrupción que aquejan a Colombia y en los que presuntamente están involucrados, serán investigados, de hecho el proceso de investigación de dos de ellos lo llevará adelante la Comisión de Acusaciones del Congreso.

Lo curioso de éste asunto, es que la iniciativa de la investigación proviene de la DEA, se conoció que la agencia anti drogas llevaba adelante un proceso de investigación mediante el que revisaban los pasos de Alejandro Lyons, ex gobernador de Córdoba, Colombia y en el caso de soborno al Fiscal Gustavo Moreno.

En el proceso saltaron los nombres de estos tres ex presidentes, Francisco Ricaurte, Leónidas Bustos y Camilo Tarquino quienes más temprano que tarde tendrán que rendir cuentas de los supuestos arreglos de esos procesos.

ex presidentes de la Corte Suprema de Colombia

Sus nombres salieron a la luz gracias a la grabación de una conversación, donde se les escuchó decir a Moreno y a un tercero que estos tres magistrados tenían experiencia manipulando sentencias por lo que sería sencillo comprarlos, de hecho citaron los casos específicos de tres políticos a quienes ayudaron a cambio de dinero, ellos son Hernán Andrade, Musa Besaile y Luis Ramos; dos de ellos salieron al paso de la información y desmintieron las tretas.

Pero no es nuevo que el nombre de este trío de magistrados esté en la palestra, los altos funcionarios tienen su fama en el ramo político, principalmente Ricaurte, lo que sí es novedad son las acusaciones de vender sentencia.

Les toca presentarse ante la Comisión de Acusaciones quedando en manos de Edward Rodríguez el destino de Ricaurte y de Bustos, a diferencia del magistrado Camilo Tarquino que debido a que los presuntos hechos de corrupción cometidos los realizó ejerciendo de abogado.

Por estos días y a propósito de estos hechos, personalidades de la vida política de Colombia se han dedicado a recordar palabras dichas anteriormente por uno de los acusados, Leónidas Bustos, por un lado pidiendo un fallo político y no a derecho para un ex ministro de Sanidad del mandato de Uribe y por otro cuando defendía a capa y espada la inconveniencia de llevar adelante la reforma judicial que entre otras cosas quitaría la investigación de los hechos de corrupción a la Comisión de Acusaciones, con la pretensión de quitar el honor a la Corte Suprema.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here