Compartir

Boris Johnson ha amenazado con un no acuerdo económico en caso de que la UE no respete la independencia con el Reino Unido y con el derecho para su país al realizar un trato a nivel comercial con todos los logrados por Japón y por Canadá. E

l día jueves Johnson hará públicas lo que son las líneas rojas que pertenecen al Gobierno Británico de frente a dicha negociación con Bruselas acerca de la relación comercial futura después del Brexit, que inicia el día lunes entre los vientos de guerra renovados.

El premier ha resaltado que la independencia iniciará el primero de enero del año 2021, una vez que termine el ineludible periodo de transición.

El líder que es conservador ha resaltado que su país se encuentra decidido a llevar a cabo reglas propias y evitar lo que es el alineamiento dinámico con todas las normas que pertenecen al mercado único.

Por lo que, Johnson va a exigir reglas en el juego que son equitativas, aunque se opone a la petición de Bruselas de querer imponer la supervisión por parte del Tribunal de justicia perteneciente a la UE.

Por último Johnson señalará que el objetivo que tiene Gobierno es obtener el control y tener la capacidad para negociar con la UE. Así mismo, el premier recalcará la posible amenaza de terminar el periodo que es de transición hacia las bravas y escoger finalmente por un modelo de Australia, sin la necesidad de un acuerdo y bajo los pronósticos por parte de la reconocida Organización mundial del Comercio, llamada también OMG.

No obstante, Barnier resaltó que las reglas comunitarias tendrán que ser un gran punto de referencia en las negociaciones y también marcó las distancias definitivas con lo que es el trabajo de libre comercio de Ceta.

El Reino Unido no es igual que Canadá. Para viajar de Bruselas hasta Londres son solo 70 minutos de vuelo, y para llegar a Ottawa es más que 10 horas. La distancia que existe entre Calais y Dover es de solo unos 34 km.

Boris Johnson, quien ha sido criticado por estar ausente en la vida pública por unos 10 días al igual que por no haber visitado aquellas zonas que fueron afectadas recientemente por las inundaciones, ha reaparecido en el momento justo para poder dar un impulso a la ofensiva de frente hacia las negociaciones del día lunes.

Tomando en cuenta el consejo por parte de su asesor Dominic Cummings (artífice en el lema Take Back Control), Boris Johnson desea marcar dicha narrativa desde lo que es el comienzo de las negociaciones al igual que evitar todos los errores que fueron cometidos por parte de Theresa May, quien fue acusada por seguir los pasos que marcaba Bruselas.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here