Compartir

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), en un comunicado emitido desde Washington este 29 de mayo, decidió adoptar medidas cautelares para proteger el derecho a la vida y a la integridad personal del obispo auxiliar de Managua, Silvio José Báez Ortega, quien ha tomado parte en las conversaciones que se llevan a cabo entre el Gobierno y varios sectores de Nicaragua, para buscar una solución pacífica a la crisis actual del país.

Tras haber evaluado la información disponible y dada la evidencia que la Comisión obtuvo directamente durante una visita de trabajo realizada en Nicaragua del 17 al 21 de mayo, la CIDH consideró que los derechos a la vida y la integridad personal de Silvio José Báez Ortega y su familia, estaban en grave peligro.La Comisión todavía está evaluando otras solicitudes que recibió durante y después de la visita.

En consecuencia, de conformidad con el artículo 25 del Reglamento de la CIDH, la Comisión solicitó al Estado nicaragüense, que adoptara las medidas necesarias para preservar la vida y la integridad personal del obispo y de otros miembros de su familia.

El Monseñor Silvio José Báez Ortega, sirve como mediador junto a la CEN

Ortega ha rechazado los llamados a dimitir y la Iglesia Católica, quien ha tratado de mediar en el conflicto, se ha negado a reanudar las conversaciones, mientras la “represión” del gobierno continúe.

Durante el pasado miércoles, cientos de miles de personas se manifestaron pacíficamente, exigiendo justicia para las madres de los asesinados, así como la salida del presidente Daniel Ortega, en una de las mayores manifestaciones vistas en Nicaragua en los últimos 40 años.

Un grupo de esos manifestantes fue atacado con balas cuando la marcha ya comenzaba a dispersarse poco antes de las 17:00. Esto se saldó con al menos tres muertes y un gran número de afectados, aunque todo indica que el número seguirá aumentando.

Este viernes 1 de junio, se han llevado a cargo funerales en toda Nicaragua para las 16 personas fallecidas después de uno de los días más sangrientos de protesta ocurridos en el país, donde semanas de manifestaciones antigubernamentales han dejado más de 100 muertos.

Familiares de los fallecidos, lloraron a sus seres queridos en varios funerales celebrados a lo largo de toda la capital (Managua), sorprendidos por la brutal represión de la marcha pacífica del Día de la Madre.

También cientos de personas se congregaron en una iglesia de Managua, para asistir al funeral del estudiante de secundaria de 14 años, Orlando Córdoba, quien fue alcanzado por una bala mientras se manifestaba este miércoles en la protesta de la Universidad Centroamericana.

Por su parte, el presidente Daniel Ortega ha dejado claro, que no está dispuesto a dejar el cargo antes de finalizar su mandato, a pesar de que así lo exigieron los cientos de miles de personas en las manifestaciones.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here