Compartir

En contra de lo que se podía llegar a pensar, el pacto al que llegaron Ciudadanos y el Partido Popular no están sólido como parecía. Y no solo porque pueda haber ciertas discrepancias en algunos temas muy concretos. El principal problema es que el partido de Mariano Rajoy se niega, una y otra vez, a investigar todo lo que tiene que ver con la financiación irregular de su partido. De hecho, hasta este momento, y a pesar de que era algo que tenía firmado con la formación naranja, se ha negado en redondo a poner los medios necesarios para que esa investigación salga adelante.

Alberto Rivera busca nuevos aliados

Y claro, como era de esperar, Alberto Rivera no solo no puede tolerar esta situación sino que sabe que de retrasar su actuación puede perder la credibilidad de las personas que le apoyan. Además, si lo que quiere es hacer una nueva política, lo mejor que puede hacer es seguir con sus ideas hasta las últimas consecuencias. Quizá por ello no hay duda ni un solo instante en buscar otros apoyos como son los del PSOE y los de Podemos. Está convencido de que en esta materia se puede alcanzar un principio de acuerdo que beneficie a España.

Un acuerdo que puede tener algunas consecuencias inmediatas. Por un lado la consecuencia en el arco parlamentario de que ya nadie se fia de nadie y puede ser que de un momento a otra se quiera crear una mayoría alternativa que eche del poder a Mariano Rajoy. Un hecho que a su vez podría significar una ruptura con algunos de sus votantes ya que esos votantes han votado al Partido Popular en más de una ocasión.

Sea como fuere lo cierto es que Rivera tendrá que mover ficha si quiere seguir siendo protagonista dentro de una escena política que cada día que pasa está más complicada.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here