Compartir

En un primer momento parecía que Ciudadanos iba a ceder ante las presiones del Partido Popular de la región de Murcia. Y es que, tras conocer la más que probable imputación de su presidente, eran muchos los analistas los que pensaban que Ciudadanos, con el único objetivo de tener una pequeña cuota de poder, iba a seguir apoyándoles.

Sin embargo esto no ha sido así y la formación naranja ha seguido al pie de la letra sus exigencias y, teniendo en cuenta que el Partido Popular no ha retirado del partido al presidente murciano, el partido de Alberto Rivera, le ha retirado el apoyo que le estaba dando hasta este momento.

Un caso turbio del que los naranjas quieren desmarcarse a toda costa para no salir dañados

Pero es que además este caso de corrupción no es un caso al uso. El hecho de quedarse apoyando a la formación conservadora supondría un desgaste mucho mayor del que están dispuestos a asumir.

El hecho objetivo es que todo este asunto ha trascendido a los propios tribunales ya que en los últimos días se ha podido ver cómo el partido en el gobierno en estos momentos, ha hecho a su antojo un nuevo equipo de fiscales son el único propósito de que los imputados por corrupción, como pueda ser el caso del presidente de Murcia, tengan una mejor suerte.

Por todo ello, por este escándalo, Ciudadanos ha preferido apartarse ya que sabe que de este modo no solo seguirá manteniendo a sus votantes sino que, seguramente, pueda ganar algo de crédito dentro de los votantes populares. Una decisión inteligente para muchos y muy corta de miras para los integrantes del PP ya que asegura que la formación de Albert Rivera sin ellos no son nada dentro de la escena política española en estos momentos que vivimos.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here