Compartir

Un bombardeo de la coalición liderada por Arabia Saudita contra un autobús escolar al norte de Yemen, ocasionó que murieran 50 personas, dejando heridas a otras 77.

El Comité Internacional de la Cruz Roja, informó por Twitter, que su equipo recibió en un hospital de Saada respaldado por el CICR, los cuerpos de 29 niños, todos menores de 15 años. También recibió a 48 heridos, 30 de ellos niños.

“Los niños no deberían pagar el precio de una guerra adulta”, declaró el CICR en su publicación de Twitter.

El ataque tuvo lugar en el mercado de Dahyan, en la provincia norte de Saada, un bastión Houthi. La provincia se encuentra a lo largo de la frontera con Arabia Saudita. El autobús llevaba a los niños al campamento de verano para las clases del Corán, según la televisión local.

La coalición reconoció que los ataques eran legítimos, y acusó a los rebeldes Houthi de usar niños como escudos humanos, afirmando que el autobús transportaba “combatientes Huthi”.

Yemen se ha visto envuelto en un conflicto armado entre el gobierno, encabezado por el presidente Abd Rabbuh Mansur Hadi, y el movimiento Houthi, que dura ya varios años.

El flujo constante de muertes, ha sido marcado por una serie de incidentes. En diciembre pasado, las redadas de la coalición provocaron la muerte de 68 civiles en un solo día. Uno de los ataques alcanzó un mercado en la provincia de Taez, matando a 54 personas, ocho de las cuales eran niños y 32 personas más, resultaron heridas.

Coalición encabezada por Arabia Saudita, bombardea autobús escolar en Yemen

Yemen, situado en el extremo sur de la Península Arábiga, se encuentra ahora en la peor crisis humanitaria del mundo, con más de 22,2 millones de personas necesitadas de asistencia.

Arabia Saudita y algunos de sus aliados, en particular los Emiratos Árabes Unidos, lanzaron una guerra brutal denominada Operación Decisiva Tormenta, contra Yemen en marzo de 2015, en un intento de reinstalar al ex presidente yemení Abd Rabbuh Mansur Hadi, un firme aliado de Riyadh, y aplastar el popular movimiento de Ansarullah.

Ahora llevan cuatro años de lucha, y Yemen se encuentra en medio de una catástrofe humanitaria, lo que ha devastado el sistema de salud de Yemen y ha matado al menos a 60.000 personas.

El ataque fue condenado por el secretario general de la ONU, António Guterres, quien pidió “una investigación independiente y rápida”, mientras que la portavoz del Departamento de Estado, pidió llevar a cabo una investigación exhaustiva y transparente sobre el incidente.

Estados Unidos, Francia y Gran Bretaña, tres de los cinco miembros permanentes del consejo, han apoyado a la coalición saudita en su campaña militar, pero han expresado su preocupación por la gran cantidad de víctimas civiles.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here