Compartir

Conducir sólo cuando sea necesario, utilizar el transporte público o estrictamente mantener la velocidad recomendada en las carreteras.No trabajar con el motor muy revolucionado, y dentro de un rango de revoluciones sin sobrepasar las 3.000 RPM del tacómetro.Evitar arranques y aceleraciones bruscas.

Esto, además, de desgastar los neumáticos inútilmente, desperdicia combustible y no hacen llegar más rápido a destino como se podría especular.  Observar el tráfico y ajustar la velocidad a los cambios del flujo también refuerza la economía ya que al acelerar a fondo se puede provocar un desgaste del motor, dañar las bujías o los inyectores y producir depósitos excesivos de carbón.

Cuando hay baja temperatura se debe calentar el motor de 30 a 45 segundos como máximo. Más tiempo gasta combustible inútilmente. La idea, es acelerar poco a poco cuando se inicia el recorrido y esperar a que la temperatura del motor se estabilice para exigir la plena potencia del automóvil.

Cuando se transita por la carretera, la recomendación es cerrar las ventanas y usar la ventilación interior, ya que mantenerlas abiertas aumenta la resistencia del aire sobre el vehículo y hay un mayor consumo de gasolina. De todas formas, no hay que abusar del aire acondicionado, así como la calefacción y el desempañador de vidrios.

Cuidado con la carga, puesto que por cada 45 kilogramos extra de carga, el consumo de combustible se incrementa en cerca de un 2%. Mantener el motor afinado influirá en un gasto menor de combustible del 10% y evitará un mayor desgaste del motor, además de que tendrá un rendimiento superior. Para esto hay que revisarlo cada seis meses o diez mil kilómetros. Es saludable realizar una limpieza de inyectores cada 80.000 kms y de filtro de aire cada 10.000 kms; y estar alerta con la alineación y balanceo y, con la presión de aire de los neumáticos.

Esto incurre en el ahorro de combustible ya que los neumáticos con poca presión hacen que se gaste más bencina, además de ser inseguros en su tracción. Para estar al tanto sobre la presión de inflado indicada por el fabricante hay que leer el manual del conductor, ubicado en la guantera o en el interior de la puerta.

Lo ideal es usar el rango más alto, sobre todo si el vehículo va cargado.El uso de un aceite de buena calidad también influye en la economía final, ya que este protege de manera extra al motor en el arranque, sobre todo a bajas temperaturas. En autos de transmisión manual, es recomendable cambiar de velocidad cuando el sistema lo permita. Las velocidades bajas están diseñadas para lograr una rápida aceleración, mientras que la cuarta y la quinta son para ahorrar gasolina.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here