Compartir

Seguro que has visto alguna que otra película en la que el protagonista, contrata a un detective privado para que siga a una persona y luego le informe sobre sus rutinas, gustos o aficiones. Sin embargo, contratar detectives privados en Zaragoza es una opción real y que no sólo implica vigilar los movimientos de alguien.

Más allá del ámbito personal, un detective privado también se puede contratar para el ámbito laboral. Cada vez son más las empresas que contratan este tipo de servicios cuando sospechan, que determinadas actividades pueden estar afectando a sus beneficios o incluso reputación.

Los servicios más solicitados por empresas incluyen:

  • Vigilar a empleados cuando se sospecha que están disfrutando de una baja que no les corresponde.
  • Controlar a representantes, comerciales y socios para asegurar que sus prácticas cumplen con las políticas de empresa.
  • Investigar a otras empresas por posible competencia desleal.
  • Demostrar que las desapariciones de material y productos son debido a hurtos.
  • Asuntos relacionados con falsificaciones de marcas y uso de patentes no autorizados.

¿Y qué decir del terreno legal? En ocasiones, los despachos de abogados necesitan más pruebas para definir una estrategia sólida y creíble. Es entonces cuando entra en escena el detective privado, que se encargará de conseguirlas. Entre los servicios solicitados a estos profesionales, destacan los siguientes:

  • Demostrar que dos domicilios están duplicados.
  • Aportar informes de solvencia económica.
  • Servicios para comunidades de vecinos.
  • Ley de arrendamientos urbanos.

Cuando un detective privado trabaja mano a mano con abogados, se convierte en un profesional Litigation Support, que tiene como misión estudiar y procesar toda la información de la que se dispone para preparar una defensa adecuada de cara a un juicio u otro procedimiento legal.

Puede que no conozcas mucho la figura del Litigation Support, pero en otros países como en Estados Unidos es un profesional muy solicitado por despachos de abogados e incluso por particulares. A día de hoy en nuestro país, este tipo de perfil está cogiendo fuerza y las agencias de detectives privados lo ven como un servicio potencial a incluir en su cartera.

Como ves, un detective privado no es simplemente un personaje de ficción. Es un profesional acreditado y cuya profesión está regulada de tal forma que, las pruebas y evidencias que aporte serán válidas en procesos judiciales. De forma que en caso de que necesites de sus servicios, tendrás la tranquilidad de que conseguirás tu objetivo de una forma legal y regulada.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here