Compartir
Japón y Corea del Sur llegan a un acuerdo para indemnizar a las esclavas sexuales de la II Guerra Mundial

Moon Jae In, presidente de Corea del Sur, cuestiona el futuro del convenio establecido hace dos años (2015) tanto por su país como por Japón, en relación a las esclavas sexuales que usó el ejército japonés en el transcurso de la II Guerra Mundial, por considerar que el mismo cuenta con “significativos defectos no solo de procedimiento, sino también de contenido”, corroborando de este modo, las conclusiones, publicadas este miércoles, a las cuales  llegó un panel compuesto por especialistas surcoreanos.

“Se trata de un convenio político que excluye tanto a ciudadanos como a las víctimas. Resulta lamentable, sin embargo, dejarlo pasar“, señalo el mandatario, quien reiteró que a pesar del carácter final que no solo Park Geun Hye, su antecesora, sino también Shinzo Abe, primer ministro japonés, trataron de dar a ese pacto, “no es posible solucionar” la polémica de acuerdo a los términos establecidos por ambos dirigentes.

El acuerdo patrocinado por la derechista Park, pretendía resolver de modo “irreversible” el tema de las “esclavas sexuales” a cambio de que Tokio pidiera perdón y otorgara alrededor de 1.000 millones de yenes, lo que serían aproximadamente 7,4 millones de euros, a una institución de apoyo para dichas víctimas.

Japón y Corea del Sur llegan a un acuerdo para indemnizar a las esclavas sexuales de la II Guerra Mundial

Varios miles de mujeres, tanto de Corea como de China y algunas otras naciones de la región ocupada por Japón, se vieron utilizadas por el ejército imperial como esclavas sexuales dentro de una práctica que aún sigue causando una enorme controversia en Asia, debido a que los sectores del estado nipón más conservadores rechazan la idea de que estas mujeres fueran forzadas, se niegan a disculparse y consideran que se trataba de simples prostitutas.

Varios representantes de Tokio, entre ellos Taro Kono, ministro de Asuntos Exteriores, han dejado entrever que toda clase de intento por alterar el convenio, desataría una crisis diplomática bilateral bastante grave. Este miércoles, Kono señaló que una renegociación era “completamente inaceptable”, agregando además, que si a la administración actual rechaza lo establecido “no será sencillo determinar ninguna clase de convenio entre ambos países acerca de materia alguna”.

Los medios de comunicación japoneses señalan que Corea del Sur debe respetar el acuerdo acerca de las esclavas sexuales si desea conservar las relaciones diplomáticas.

Sin embargo, Moon no ha comentado si pretende rechazar el convenio o demandar su revisión, aunque esta fue una de las promesas que realizo durante su campaña electoral.

Por lo que inmediatamente al conocer las conclusiones del comité, aquellas agrupaciones que protegen los derechos de las sobrevivientes de dicha práctica, solicitaron que Moon anulara el pacto.

Un portavoz oficial explicó que el gobierno tomará una decisión después de “escuchar las opiniones” de las víctimas junto a las de aquellas asociaciones que apoyan su causa.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here