Compartir

Por cuarta vez, Cristiano Ronaldo estará presente en la etapa final del Mundial y es que el jugador delantero de 33 años tiene ante sí la oportunidad de poner su participación en el evento deportivo a la altura de su carrera.

La experiencia dice que el Mundial no ha sido el escenario propicio para que las estrellas del fútbol brillen, tal como ha ocurrido con Alfredo Di Stefano, Kubala, Johan Cruyff entre otros, en el caso de Portugal cumplió con su misión sin necesidad del heroísmo y destreza de Cristiano Ronaldo.

De hecho, Portugal venció y arrebató a Suiza y sin mucho ruido, la clasificación directa de cara al próximo Mundial debido a la diferencia de goles por una parte y por otra a un golpe de suerte fraguado por la combinación de jugadas que originaron un deficiente despeje de un Sommer ya inquieto por el centro de Eliseu y ante la presencia de Joao Mario.

A las evidencias se ha remitido el conjunto portugués y que fuera de cualquier pronóstico y de lo que en torno a ellos se ha escrito, inclusive de su dependencia de Cristiano Ronaldo, lograron ganar la Eurocopa en clasificación.

Ronaldo estará presente en la etapa final del Mundial

15 goles le pertenecen pero en el partido ante Suiza se conformó con coordinar a sus compañeros de equipo.

La consistencia de Portugal quedo reafirmada con el gol facilitado por Djourou, un equipo que siempre demuestra su capacidad de desarmar el argumento de una de las mejores selecciones europeas del momento.

El desempeño de Ronaldo en el partido no estuvo enfocado al cien por ciento, de hecho, no hallo la forma de evadir a Sommer en un mano a mano y tampoco atinó con su tradicional zurdazo a la arquería pocos minutos después de comenzar el segundo tiempo.

Esto se dio de esa forma, dado que Silva supo fraguar una tremenda jugada colectiva que desembocó en la entrega del balón perfecto a André Silva. Una jugada fallida que abrió las puertas a la rectificación de un segundo y definitivo gol que empujó irremediablemente a los suizos a suscribir un duro acuerdo.

Un conjunto helvético que se vio un poco complaciente donde Xhaka y Dzemaili no representaron ningún peso y Seferovick simbolizó un solitario islote en medio del océano.

En las clasificatorias, el jugador perdió la oportunidad de igualarse con Lewandowski, ya que este no realizó el gol que le serviría para tal fin; ahora Cristiano se enfrentará a lo que pudiera ser su última presencia en un Mundial en Rusia, ya que para el de Qatar tendrá 37 años, lo cual no significa que su lucha acabe aquí y ahora, aún tiene por hacer y lo próximo es afrontar el reto que supone ir a Rusia.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here