Inicio Más Noticias ¿Cuales son los pasos a seguir en un tratamiento de feminización facial...

¿Cuales son los pasos a seguir en un tratamiento de feminización facial en un transgénero de hombre a mujer?

97
0
Compartir

La feminización facial es un proceso fundamental en los casos de reasignación de sexo. Esta incide directamente en la percepción que se tiene sobre sí misma. Pues, contribuye a una apariencia física acorde con la verdadera identidad de género de la persona.

Además, si bien los esfuerzos de la feminización facial se enfocan en aspectos internos como la autoaceptación y el amor propio, no puede obviarse, el hecho de que esto reduce las cuestiones por parte de la sociedad.

Este tipo de intervención busca suavizar los rasgos masculinos propios de la carga genética. Los resultados son una apariencia más femenina a nivel del rostro. Para ello, es preciso en primera instancia acudir a profesionales en el área. De esto depende que se consigan resultados satisfactorios.

En España, puedes encontrar el Instituto de cirugía plástica del Dr. Fabrizio Moscatiello en Barcelona, carrer del Doctor Roux 76, teléfono de contacto 800760073, y son reconocidos por su experiencia en la feminización facial. Durante años su dedicación y compromiso han transformado la vida de las mujeres. Esto ha sido posible gracias a su capacidad de planificación en cada caso.

En este sentido, el proceso de feminización facial en un transgénero de hombre a mujer, inicia en la primera consulta. Así, cada paso antes, durante y después de la intervención es determinante en la obtención de un resultado femenino y armónico.

Valoración y planificación preoperatoria para la cirugía de feminización facial

Como se ha señalado antes, la feminización facial requiere de planificación, a fin de determinar tanto las áreas a intervenir como las técnicas a emplear. Esto dependerá de las necesidades de cada paciente.

De acuerdo con el Dr. Fabrizio Moscatiello, los primeros encuentros con el cirujano serán para determinar los tratamientos e intervenciones a implementar. En este sentido, se suele tomar como punto de partida ciertas partes del rostro cuya intervención es clave en la feminización facial. No obstante, no existe un protocolo establecido, cada caso es diferente. Por tanto, ninguna feminización es igual a otra.

Como parte de la valoración para determinar los tratamientos a aplicar, se toman fotos y medidas. También es necesaria la revisión del historial médico y la medicación que se esté tomando, incluyendo aquellas relacionadas con la terapia hormonal.

De acuerdo con lo anterior, se puede establecer el tratamiento a aplicar y se predicen posibles resultados a obtener. En algunos casos, según el criterio del especialista, se puede requerir de exámenes adicionales como análisis de sangre, electrocardiogramas o ecografías.

Distintos procedimientos, una sola intervención

La feminización facial suele precisar de diversos procedimientos, en su mayoría muy sutiles. Esto a fin de conseguir un rostro femenino de apariencia natural. La selección de las áreas a intervenir se definirán entre el profesional en cirugía plástica y el paciente.

En este sentido, aspectos como la estructura ósea son aspectos de gran importancia en la valoración. Esto determina facciones más o menos marcadas, y por tanto determinarán la cantidad y tipo de intervenciones a realizar.

Así, algunas personas poseen rasgos sutiles, por lo cual necesitarán de pocos procedimientos. Mientras que quienes tienen facciones marcadas, demandan un mayor número de intervenciones.

La cirugía de feminización facial suele enfocarse en áreas concretas del rostro, pudiendo intervenirlas todas o solo una de ellas. Como se ha señalado, esto variará en cada caso según las facciones y necesidades del paciente.

Entre las intervenciones más comunes destacan la rinoplastia, mentoplastia, aumento de pómulos, blefaroplastia y la frontoplastia, por mencionar algunos. Además, es posible que se necesiten intervenciones posteriores, esto para obtener un rostro de apariencia tan natural como sea posible. Así, la necesidad de retoques futuros la determina el cirujano.

Recuperación tras cirugía de feminización facial

Aunque el paciente suele regresar a casa inmediatamente tras intervención. La recuperación tras cirugía de feminización facial requiere por lo general de un tiempo de reposo de una semana aproximadamente. Esto depende de la cantidad de procedimientos que se realicen.

Transcurrida la primera semana, el paciente podrá retomar su vida cotidiana. Aunque se aconseja realizar actividades que implique levantar peso, ni ejercicio físico. La exposición al sol también debe reducirse al mínimo posible, y cuando sea inminente debe, entonces protegerse la piel. En este sentido, el uso de sombreros y pantalla solar es indispensable.

Además, cuando la feminización facial ha incluido una rinoplastia, deben evitarse las gafas, dormir boca abajo y los golpes en el rostro. Si bien la cirugía de feminización no es dolorosa, puede ocasionar incomodidad e inflamaciones en las áreas intervenidas. Esto, al igual que el tiempo de recuperación, variará según el número de procedimientos realizados.                                                                                                                                        Finalmente, tras la intervención es necesario acudir a las consultas de seguimiento con el especialista. De esta forma, se establecerá la necesidad o no de otras intervenciones.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here