Compartir

El sector de las reparaciones domésticas emigra a internet para acercarse al consumidor, pero, ¿a qué precio?

Seguramente ya lo hayas leído o escuchado en alguna ocasión. Vivimos en una sociedad en la que todas las soluciones, o la mayoría, se plantean a partir de coger un teléfono móvil y abrir la pestaña de un navegador web. Internet se ha convertido en una enorme red a la que acudimos para recibir respuestas, como si de un oráculo se tratara, para encontrar soluciones y, a veces, para crearnos problemas.

Compramos, nos comunicamos, nos informamos y hasta contratamos a través del sector digital. Y es que este se ha vuelto nuestro segundo hogar no solo por la comodidad que nos ofrece en numerosos terrenos, sino también por la cantidad de horas que pasamos en él o por lo enormemente vinculado que estamos a su propuesta.

Ahora, si lo necesitamos, solo tenemos que buscar a un pocero Arganda en Google y, al momento, tenemos un millar de propuestas diferentes tratando de darnos justo lo que nos hace falta. Los profesionales de innumerables sectores han dado el salto a internet viendo el cambio de tendencias y costumbres en la sociedad, y es algo perfectamente lógico.

Tan solo echando un vistazo a los números de búsquedas que se realizan cada hora que pasa, o incluso al de usuarios que navegan por internet o, por qué no, al de horas que pasamos mirando la pantalla de un teléfono móvil, es fácil llegar a la conclusión de que el nicho está ahí y, aunque diste de ser reducido, es perfecto para conseguir que un negocio crezca.

Los profesionales lo han aprendido tanto por las buenas como por las malas, y se han visto en la necesidad de modernizarse para intentar masificar su presencia aprovechando los mecanismos de internet. Un ejercicio de adaptación que, a simple vista, puede aportarles nada más que beneficios, pero que también requiere cierto sacrificio y trabajo para conseguir que realmente valga la pena dar el paso.

Las dos caras de internet en el sector profesional

Por una parte, parece que compañías como esta empresa de fontaneria en Aravaca lo tienen sumamente fácil una vez en la red. Montan una página web y esperan a que la audiencia llegue, pero esto dista mucho de ser la realidad. Cuando estás dentro de internet es cuando ves la competencia que hay en el mundo digital. Y es que, si hay muchos consumidores, también hay muchas empresas que ya estaban ahí antes.

Entonces, lo que parecía una ventaja total sufre un rebote que lleva la pelota al lado completamente opuesto. Sí, lo tienes mucho más fácil para acercarte a los consumidores, sobre todo por la capacidad para adentrarte en ese dispositivo que tanto usan, pero ahora tienes que intentar quedar por encima del resto de competidores que ya lo estaban haciendo antes que tú.

En ese momento es cuando hay que comenzar a buscar cómo destacar entre tantas propuestas. Hay expertos, como este instalador electricita autorizado en Europolis Las Rozas, que han sabido gestionar bien el cambio. Han ido directos a pelear por el posicionamiento en buscadores y atacar bien su nicho, la zona de Las Rozas en este caso, para conseguir captar las miradas de las personas del lugar que acudan a Google en busca de ayuda en materia de electricidad.

De hecho, aunque este es un mecanismo concreto, internet ofrece muchas herramientas para conseguir destacar y llamar la atención. Crear perfiles en redes sociales y crear una comunicación constante con la audiencia, seguir las buenas prácticas de posicionamiento o incluso multiplicar la presencia en banners publicitarios online son varios de los recursos disponibles para ello.

No obstante, todo esto requiere de una formación adicional que muchos expertos no pueden permitirse, lo que les obliga a tener que contar con los servicios de terceros para conseguir esa presencia que buscan y necesitan para crecer. Así, tenemos casos como el de este pintor Carabanchel Bajo, cuya web corre a cargo de un equipo de profesionales volcados en conseguir que atraiga al mayor número de consumidores posible.

Es una transición necesaria, la del medio tradicional al digital, dado que las costumbres cambian y las necesidades lo hacen con ellas. Puede que hacerse sitio en internet sea ideal para hacer crecer un negocio, y a la vista está si observamos las cifras que mueven las empresas que han sabido hacerse un buen lugar en la red; pero llegar a este campo y adaptarse a él es algo complicado.

Un cambio de mentalidad, un cambio de propuestas e incluso un cambio en la forma de acercarse al público son solo algunos de los aspectos necesarios para conseguir calar en la audiencia. Muchos expertos lo han intentado y se han quedado por el camino, dejando constancia de que, por muy prometedor que sea internet, saber moverse en él no es algo sencillo.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here