Compartir

Si por algo se caracteriza el régimen de Pyongyang, en Corea del Norte, es por cumplir todas y cada una de las amenazas que lanza. Si hace unos días se deslizaba la noticia de que iban a realizar pruebas de un misil intercontinental que tendría capacidad para llegar a territorio estadounidense, en el día de hoy ya se sabe que esto no solo es posible sino que lo han podido corroborar con esta prueba. Y claro, una prueba de semejante calibre ya ha tenido una respuesta por parte del gobierno de Donald Trump. No porque el misil haya impactado en su territorio, ni mucho menos, sino porque no puede consentir que se haga una demostración al mundo del daño que le puede infligir a la mayor potencia del planeta.

Respuesta conjunta junto con Seúl

Todo el gabinete de Donald Trump llegó a un acuerdo en esta materia. Había que hacer una demostración de que el arsenal balístico de Estados Unidos es también extraordinario y nada tiene que envidiar al norcoreano. Es por ello por lo que hace escasas horas, y de manera conjunta con Seúl, han llevado a cabo unas pruebas que serían la réplica al lanzamiento realizado por el régimen de PyongGyang.

Sin embargo, estas pruebas han tenido una mayor connotación ya que no solo se han llevado a cabo de manera efectiva sino que al mismo tiempo han dejado de relieve que a diferencia de Corea del Norte, Estados Unidos cuenta con aliados sólidos que le van a seguir en el caso de que necesite apoyo armamentístico. Un juego de guerra que de momento no deriva en nada más pero que no hace otra cosa que tensar una cuerda que puede estar a punto de romperse en cualquiera de las dos direcciones con todo lo que ello implicaría para el planeta.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here