Compartir

El sábado pasado, un cazador de 28 años mató a dos agentes rurales mientras los mismos realizaban un control rutinario en el coto de caza de Aspa en Lleida. El hombre se encontraba con un grupo de amigos, pues habían salido juntos a cazar tordos, cuando los agentes se acercaron para realizar la inspección. En concreto, querían saber si tenían en regla la documentación necesaria y si cumplían las normas de seguridad establecidas. Durante esta inspección supieron que el cazador no tenía en regla el permiso E, que es el necesario para la clase de arma que llevaba y que estaba utilizando para cazar pájaros.

El cazador fue detenido por matar a los agentes

Tras la inspección, el hombre, que es español y residente en Vacarisses, Barcelona, disparó a los dos agentes de 39 y 43 años y los mató en el acto. Tras la insistencia de sus compañeros de caza, fue él mismo quien llamó al 112 para explicar los hechos. De tal forma que los Mossos d’Escuadra acudieron al lugar para ver lo ocurrido, vieron que había matado a los agentes y lo detuvieron.

Los hechos ocurrieron a las 11.30, en la zona autorizada de caza de Aspa, a unos 20 kilómetros de Lleida. La investigación de los Mossos ha dejado de relevancia que el autor había tenido el permiso en regla con anterioridad, que el arma que utilizó ya no está a su nombre y que no hay testigos directos del delito.

Este ha sido un hecho sin precedentes en el cuerpo de guardias rurales de Cataluña, compuesto por 500 miembros, que tiene casi treinta años de historia y que, aunque alguna vez había muerto alguno de sus miembros, siempre fue por accidente. El sindicato CC. OO. ha comentado que en ocasiones sufren amenazas o agresiones, peor que nunca algo así, aunque siempre pensaron que podría ocurrir.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here