Compartir

Han pasado ya casi 100 días desde que Donald Trump ganó las elecciones en Estados Unidos y han sido muchos los movimientos que se han visto desde la nueva administración. Unos movimientos que en muchas ocasiones no solo no han sido compartidos por los ciudadanos sino que tampoco han sido compartidos por sus propios compañeros de partidos.

Sin embargo, el último movimiento que ha hecho, si bien es cierto que no ha sentado muy bien a mucha gente de su entorno, lo cierto es que va a servirle para acercarse y congratularse con los empresarios norteamericanos. No en vano, de lo que se trata es de rebajar la presión fiscal que estaban teniendo hasta estos momentos y que viene ya desde el gobierno de Obama.

Se rebajará en 20 puntos la presión fiscal

En este caso, la presión fiscal sobre las empresas bajará desde el 35% hasta el 15%. Una medida que gusta y mucho a los empresarios, sobre todo a los que tienen grandes imperios, como es el caso curiosamente del propio Donald Trump, pero que va a dejar un vacío de unos 2 billones de dólares aproximadamente en concepto de impuestos.

Algo que no sería un problema de no ser porque desde todo punto de vista parece una medida un poco extremista y porque no se ha adjuntado una memoria que enfoque de donde van a salir estos 2 billones de dólares que van a dejar de ingresarse. Un punto en el que está haciendo mucho hincapié la oposición así como la prensa demócrata.

Habrá que ver qué es lo que sucede a medio plazo ya que es una cantidad de dinero muy grande y un sector muy sensible el de los empresarios que no se puede tomar a la ligera. Eso sí, de lo que no hay duda es de que Donald Trump no está dejando indiferente a nadie.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here