Compartir

Aún no ha comenzado la carrera hacia las próximas elecciones y ya dos mujeres asoman sus pretensiones de medirse con Vladimir Putin en la contienda electoral, pese a que muchos desde ya vaticinan que es imposible que el actual presidente sea bajado del trono.

Ekaterina Gordon, además de periodista se dice defensora de los DDHH y Ksenia Sobchak, son los nombres de las dos mujeres que aspiran a la presidencia de la Federación de Rusia y para ello deben ganar al casi invencible Putin.

Putin no sabe lo que se le viene encima

Pero estas dos mujeres deben sortear una serie de obstáculos en el camino que han decidido emprender, uno de ellos es que para más del 50% de los rusos es poco factible que una mujer dirija el país, según encuesta del Centro Levada, así que es probable que no se les tome muy en serio.

No obstante, Ksenia parece no prestar atención de estos detalles y de entrada ya ha tocado dos temas que han levantado polémicas, uno es la liberación de algunos presos políticos y el otro opinar respecto a la anexión de Crimea, señalando de esta que pertenece a Ucrania de acuerdo al derecho internacional y que allí no cabe discusión alguna.

candidatas a quitarle el puesto a Putin

Respecto a este último punto, Sobchak toma una posición totalmente contraria a la de su compañero Alexei Navalny, quien es abiertamente proclive a la adhesión de Crimea a Rusia y la cual hay que destacar que ha sido rechazada por la comunidad internacional. Navalny es conocido por sus investigaciones de casos de corrupción y ha sido centro de atención por este motivo, sin embargo Ksenia le ha robado algo de protagonismo al conseguir que la televisión rusa cubriera después de 15 años la ceremonia que conmemora la toma del teatro Dubrovka, de la cual participó.

Al paso de estas afirmaciones ha salido Vladimir Zhirinovski, también candidato a las próximas elecciones de marzo 2018 y ha solicitado que se procese a Ksenia por sus opiniones.

La otra aspirante es bastante particular, Ekaterina Gordon está fuera de todo contexto del mundo político, comenzando por el hecho que ni siquiera participa en elecciones, no ejerce su derecho al voto y pretende basar su campaña enarbolando la bandera, aunque de lo que sí sabe hacer y muy bien, debido a la experiencia que es apoyar a las mujeres que luchan, ofrecerá proteger el bienestar de estas y de los niños.

Para Gordon el Glamour y los privilegios de nacer en cuna de oro le son totalmente ajenos, ocupaciones como defender los derechos humanos desde su despacho de abogados y ocupar parte de su tiempo en componer, cantar y hacer poesía es más importante para la precandidata.

Aún le falta a estas dos valientes mujeres someterse a la recolecta de las 300.000 firmas y la validación de las mismas, para lo que necesita la anuencia de las autoridades, veremos si logran superar éste obstáculo.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here