Compartir
El adiós prolongado del Reino Unido a la Unión Europea

El borrador del acuerdo de salida del Reino Unido de la Unión Europea es un documento de más de quinientas páginas que traduce al lenguaje legal los compromisos a veces ambiguos alcanzados en varios asuntos clave entre europeos y británicos.

Los derechos de los expatriados, la carta de divorcio y el tema de Irlanda, son los principales temas que se abordan.

La Primer Ministro ratifica la salida

La Primer Ministro británica, Theresa May, quien ha enfrentado una cadena de renuncias en su gobierno y la caída de la libra, dejo claro durante la semana su determinación de concluir el acuerdo de salida de su país de la UE, que fue apoyado por su gabinete, según palabras de la líder.

El borrador fue presentado por el negociador jefe de la Unión Europea Michel Barnier, que realizó un periplo por las distintas instituciones de la UE, para ofrecer las “bondades” del pacto. Se sabe que el documento cuenta con la aprobación de Alemania, no obstante, la industria posiblemente se verá muy afectada por esta separación.

 

La UE teme quedar atrapada en un Brexit eterno

Respaldo a medias

Además cuenta con el respaldo de los países situados en la Europa Central y del Este liderados por Polonia, quienes han manifestado en todo momento su intención de mantener relaciones cordiales y amistosas con los británicos.

Sin embargo y paulatinamente ha ido en aumento la desconfianza mostrada por países como España, Francia y los países bajos, por considerar que el documento condiciona la relación de los países de la unión con el Reino Unido.

Uno de los puntos más complicados es el referente a la frontera irlandesa, que prevé el establecimiento de una red de respaldo destinada a evitar cualquier retorno a una frontera física entre Irlanda del Norte, la nación constitutiva del Reino Unido y la República de Irlanda miembro de la UE.

Con la intención de aplicarlo solo como último recurso, este “respaldo” tomaría la forma de un acuerdo aduanero para todo el Reino Unido, con disposiciones más profundas para Irlanda del Norte en términos aduaneros y reglamentarios.

Solo se utilizará si Londres y Bruselas no logran llegar una mejor solución antes del final del período de transición, programado para diciembre de 2020.

El borrador del acuerdo también contiene las reglas para este período de transición. El Reino Unido desea que esto evite el daño de una separación brutal después del 29 de marzo de 2019, en espera de la conclusión de acuerdos comerciales entre las partes.

Se puede extender una vez por un período limitado y por un acuerdo conjunto de las partes. Durante este período, el Reino Unido ya no se sentará en las instituciones y agencias de la UE, pero su situación se mantendrá sin cambios en lo que respecta al acceso del mercado único, la unión aduanera y las políticas europeas con sus derechos y sus obligaciones.

La transición debe permitir a los ciudadanos, gobiernos, y empresas, adaptarse a la separación. El Reino Unido ya no participará en las decisiones de la UE y no podrá firmar acuerdos de libre comercio en su nombre.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here