Compartir

Ya se han completado los cuatro semifinalistas que tratarán de alzarse con la Copa del Rey de este año 2017. Y es que a los que ya se conocían de alavés, Celta de Vigo y Atlético de Madrid, se le sumó anche el Barcelona de Luis Enrique.

En un partido en el que parecía todo sentenciado tras un juego ordenado de los blaugrana, terminó en un choque muy atractivo para el espectador pero seguramente no tanto para los entrenadores. Siete goles se marcaron en total para terminar con un resultado de 5-2 a favor de los catalanes.

En plena línea ascendente

Así es como se puede definir el juego que está haciendo a día de hoy el Barcelona. Un juego que parece haber recuperado la fluidez en ataque y la presión en defensa. De ese modo, ahora pueden robar el balón un poco más arriba de manera que pueden utilizar la velocidad y la determinación de jugadores tan importantes en ataque como es el caso de Messi, Neymar y Luis Suárez.

A todo esto hay que sumarle que se han recuperado para la causa a algunos jugadores que parecían perdidos como el caso de Denis Suárez, el cual ya golea por partida doble y a Aleix Vidal. Una manera de reforzar la plantilla de cara a esta segunda vuelta en la que no solo se jugará el título liguero sino que también habrá que ver las opciones que se tienen en la Copa del Rey y en la Copa de Europa.

No obstante, si bien es cierto que el Barcelona parece haber recuperado esa ilusión perdida en ataque, no es menos cierto que en defensa sigue generando dudas. No en vano sigue siendo un equipo que encaja muchos goles, lo cual puede ser un verdadero problema contra equipos de talla mundial que no son sencillos de doblegar.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here