Compartir
An Anti-North Korea protester tears a poster depicting North Korean flag near the Olympic stadium prior to the opening ceremony of the Pyeongchang 2018 Winter Olympic Games in Hoenggye, Pyeongchang on February 9, 2018. (Photo by Ed JONES / AFP)

A comienzos de diciembre de 2018, Jo Song-gil, el encargado de negocios de la embajada de Corea del Norte en Roma, Italia, pidió asilo para evitar su repatriación a Corea del Norte.

El Ministerio de Exteriores de Italia ha afirmado no saber nada sobre el asunto, y se limitó a decir que no le constaba que este hubiera solicitado asilo en la capital italiana.

El legislador surcoreano Kim Min-ki, quien fue informado por el Servicio Nacional de Inteligencia, comentó a la prensa que después de abandonar la embajada a principios de noviembre sin previo aviso, el diplomático desapareció junto con su esposa, aunque manifestó tener información sobre el caso, aseguró no poder revelarla.

Igualmente, la noticia no fue confirmada por la oficina presidencial de Corea del Sur. De acuerdo a un diario de Seúl, las autoridades italianas protegen a Jo de 48 años y lo mantienen en un lugar seguro no señalado. Jo Song-gil quien no se sabe a ciencia cierta si es hijo o yerno de un alto funcionario de Corea del Norte, había llegado a Italia en mayo de 2015.

Vivía en Roma con su esposa e hijos y asumió la responsabilidad de la embajada norcoreana de manera interina en octubre de 2017, cuando el gobierno de Roma expulsó a Mun Jung-nam después luego de un lanzamiento de misiles y una prueba nuclear.

La fuente añadió que Corea del Norte había anunciado a finales de 2018 que enviaría a un nuevo encargado a Roma, un procedimiento político normal, por lo que se presume, que el embajador de Corea del Norte en funciones buscó asilo en Italia u otro país para evitar el retorno a su país de origen, aunque también pudiera tratarse de un tema familiar.

De ratificarse la información sobre el abandono, Jo sería otro diplomático de alto rango que se suma a la lista de los que han tratado de huir del opresivo y empobrecido gobierno de Kim Jong Un, quien al asumir el poder en 2011, obligó a los que ocupaban funciones en el exterior, a dejar a sus hijos en el territorio. Como se recordará, el ex embajador adjunto en Gran Bretaña, Thae Yong Ho, desertó con su familia en agosto de 2016.

Thae, escribió en sus memorias publicadas en el año 2018, que la razón principal de su deserción fue no querer sentirse preso en su propia nación; refiriéndose a la medida que calificó como la imposición de un programa de rehenes. También expresó que había excepciones para los más leales a Kim Jong Un.

Italia presentó un informe a un comité de Estados Unidos quien vigiló en noviembre pasado la aplicación de sanciones a cuatro diplomáticos que estaban destinados en la embajada norcoreana de dicho gobierno americano.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here