Compartir

Hablar de una persona conspiranoica, es hablar de una persona que cree que tras cualquier cosa se esconde una conspiración o un plan oculto. Pues bien, esto es lo que le está sucediendo a Donald Trump. Y no solo ahora que ya es presidente de Estados Unidos. Esto es algo que también le venía sucediendo desde que era un simple candidato. Y es que está plenamente convencido de que una gran conspiración se cierne en torno a él. Un plan maquiavélico que no le va a dejar gobernar de la manera que él quiere.

Los medios de comunicación en el punto de mira

Estos son los primeros que querrían conspirar contra el nuevo inquilino de la Casa Blanca. Según el actual presidente, hay algunos medios de comunicación que no dudarán ni un solo instante en echarle de su cargo. Sin embargo, a pesar de que puede haber algunos periodistas que no estén de acuerdo con sus políticas, lo cierto y verdad es que hay otros tantos que sí están a su favor. Además, a día de hoy, en Estados Unidos, una cadena de televisión o una emisora de radio no ha podido destituir a un presidente.

Sus propios empleados podían ser topos

Esta es la nueva acusación que ha lanzado Donald Trump. No lleva más de 50 días en el poder y ya está convencido de que hay alguien en sus filas que podría ser un topo. Una persona que se habría infiltrado en su partido para dinamitarlo desde su interior. Una creencia que no se ha quedado en eso ya que ha ordenado investigar los teléfonos de todos y cada uno de sus empleados en busca de pruebas. Una búsqueda que si tenemos en cuenta que se trata de Donald Trump, seguramente obtenga algún resultado aunque éste no sea para nada concluyente.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here