Compartir

Eran muy pocos los analistas políticos, incluso los más avezados, los que podía pronosticar que un país como Holanda llegase a esta situación dentro de su democracia. Y es que, los ciudadanos van a acudir a las urnas en el día de hoy con un panorama que no solo no está muy claro sino que para muchos puede ser incluso desolador.

Y es que tras criticar duramente los resultados electorales en Estados Unidos, ahora se dan cuenta que ellos mismo se enfrentan a algo parecido. Un personaje que por su carisma, Geelt Wilder, se está convirtiendo en el adalid de la derecha más reaccionaria. No en vano, no ha tenido problema a la hora de admitir que es xenófobo y que no está de acuerdo con las políticas que se llevan a cabo desde Europa.

La repercusión de la posible victoria de Wilders

Esto es lo que, sin lugar a dudas, más preocupa tanto a los propios holandeses como al resto de países de la zona Euro. Más que nada porque se están dando cuenta de que de un tiempo a esta parte todo lo que tienes que ver con el populismo xenófobo y de ultra-derecha se está haciendo un hueco peligros dentro de la política del viejo continente.

Por todo ello las consecuencias pueden ser graves. Pueden ir desde la deportación del país de aquellas personas que no tengan las mismas creencias religiosas hasta el veto a entrar al país de aquellas personas que sean consideradas de riesgo. Un problema que afecta a varios cientos de miles de personas en Holanda ya que si por algo se caracteriza esa cultura es por ser una de las más plurales que nos podemos encontrar. De todos modos habrá que ver si este personaje es capaz de encontrar los apoyos suficientes dentro del propio parlamento holandés.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here