Compartir
carcel para el pequeño Nicolas

Francisco Nicolás Gómez Iglesias nació en Madrid, el 18 de abril de 1994. Es apodado por la prensa y los medios españoles como “El pequeño Nicolás” y el adjetivo de pequeño, no le alcanza para describir la cantidad de delitos juntos que ha ido cometiendo desde que tenía los 18 años de edad.

Piden 4 años de cárcel al” pequeño Nicolás”

Su primera irrupción en los actos ilegales, fueron en esos momentos de necesidad y cuando los jóvenes bachilleres buscaban un cupo en la universidad, presentando las llamadas Pruebas de Selectividad (PAU). Lo más sorprendente del caso, es que el joven logra falsificar su identidad para que un amigo suyo, que ya había presentado esta prueba para la primera convocatoria de junio, lo hiciera por el sin ningún problema en la convocatoria de 3 meses después. Y para mayos ventaja, los jóvenes tenían facciones similares, así que en el momento de revisar su documentación, todo parecía estar en orden.

Algo sumamente impactante, pero no por menos para restarle crédito, es el alto resultado que obtuvo en esta prueba, sacando una numeración de 8.25 y una nota media de bachillerato de 5.23 puntos.

el pequeño nicolas

La diferencia era considerable y hasta se llegó a considerar su caso en cuestiones de posibilidades para un alumno con una nota tan baja, que de la nada, consigue una de las puntuaciones más altas. Pero a pesar de ello, no se discutió más y se optó por condecorar al joven Nicolás, y garantizarle una plaza en la facultad de ciencias económicas en la Universidad Complutense de Madrid.

Y como entre cielo y tierra no hay nada oculto, no falto mucho para que las autoridades judiciales, en conjunto con las Universitarias, descubriesen la farsa que estuvo tramando el joven por mucho tiempo y que supo llevar de una manera impecable.  Al momento de matricularse y realizar trámites de autenticación, se halla culpable a Francisco Nicolás Gómez Iglesias por usurpación y falsedad de identidad, junto con fraude académico.

El castigo ejemplar para el “pequeños Nicolás”

Como asume el tribunal, imputarle cargos de delitos de mayor de edad era justo y necesario.

Asimismo, la colocación de fianzas por parte de las autoridades, hacía mucho más robusta la sanción que acarreaba el joven tras falsificar su identidad. No obstante, él no fue el único perjudicado entre tantas redadas, sino que el amigo que lo suplanto, el supervisor de la oficina de identidad y demás colaboradores directos o indirectos, también fueron investigados y puestos a la orden del ministerio.

En el año 2012 obtuvo una sentencia de 4 años por falsificar su DNI y hacerse suplantar en selectividad, además de costes en fianzas de más de 36.000 euros. El joven increíblemente tendría, más adelante, la posibilidad de adentrarse aún más en delitos fiscales, gubernamentales y políticos.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here