Compartir

El próximo 3 de junio es una fecha muy esperada por todos los italianos, ya que es el momento en el cual ha decido el Gobierno de Giuseppe Conte, permitir el libre desplazamiento de los ciudadanos, como parte de una fase adelantada de desconfinamiento, siempre que sea dentro de la región donde viven.

Desde ese momento los italianos se podrán olvidar del autocertificado que justificase su desplazamiento durante el confinamiento, así como también podrán reencontrarse con amigos que no veían desde el comienzo de la cuarentena, ya que no estarán limitados a encontrarse solo con familiares y parejas.

Podrán organizar comidas o cenas, en sus domicilios particulares o en restaurantes, pero estos últimos tienen que cumplir con la norma de dos metros de distancia entre las mesas de los comensales.

La información se pudo conocer mediante un borrador del decreto aprobado este 17 de mayo, donde además se específica que el turismo también se permitirá a partir del 3 junio.

Además, también en esa fecha se abrirán nuevamente las fronteras con los países de la Unión Europea, sin la necesidad de que se haga ningún tipo de cuarentena.

El texto aprobado permite también tener más claras las concesiones otorgadas por parte del Gobierno italiano, detallando que los restaurantes, negocios, peluquerías, bares, entre otros, podrán abrir nuevamente a partir del 18 de mayo.

Anteriormente había sido anunciado que solo abrirían el 18 de mayo las tiendas y museos, pero al final ha sido acelerado el proceso de desconfinamiento, lo cual podría haber sido por presión de aquellas regiones que han sido menos golpeadas por el virus y a las que se les había emitido decretos de cuarentena.

A partir de este momento, cada una de las regiones se encargará de controlar su curva epidemiológica, teniendo como base los datos de contagio, lo cual les servirá para que opten a una reapertura o no.

Las únicas que quedan exceptuadas de esta norma son Lombardía y Piamonte, las cuales se encaran hacia una relajación de las reglas

La medida tomada por el presidente Conte, ha sido considerada por algunos medios como la fase dos de desescalada, gracias a la evolución de la curva epidemiológica en Italia, donde vale acotar que el desconfinamiento, que inicio el pasado 4 de mayo, no ha causado un aumento en el número de contagios por coronavirus.

A diez días solo se ha registrado 789 nuevos casos de Covid-19, y un leve repunte de los muertos por días que se registró en 242 el pasado 16 de mayo.

Una de las actividades que se podrán retomar a partir de este lunes son las misas, y después de dos meses de ausencia de los feligreses en sus recintos, por lo que el Vaticano reabrirá la Basílica de San Pedro a los fieles, pero siguiendo las recomendaciones del Ministerio del Interior de limitar el acceso a 200 personas.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here