Compartir

Cuando se sortearon los cuartos de final de la Copa del Rey de fútbol, muy pocas pensaban que el Real Madrid fuera a tener tantas dificultades para pasar a la siguiente ronda. Y es que contra el Celta de Vigo todos les daban como favoritos sobre todo después de ver la buena trayectoria que estaban llevando en el campeonato de Liga. Sin embargo, el mal juego, las prisas, las facilidades en defensa y el hecho de no tener a CR7 en plena forma han hecho que el conjunto blanco sea vulnerable desde todo punto de vista.

La defensa no es sólida

Esto es una realidad que no se puede negar. A pesar de las muchas combinaciones que se han hecho, hay que decir que a este Real Madrid más que su solidez defensiva, le está salvando la capacidad que tiene de cara al gol. Y es que tanto Pepe, como Varane como Sergio Ramos como Nacho no ofrecen todas las garantías que deberían ofrecer centrales del Real Madrid. Si a esto le sumamos algunos errores puntuales, tenemos el caldo de cultivo perfecto para que delanteros rápidos como el caso de Iago Aspas pueda perforar la meta rival en varia ocasiones.

CR7 está desaparecido

Nadie duda de la calidad del portugués. Eso es algo que no se puede cuestionar bajo ningún punto de vista. Sin embargo, hay que tener en cuenta que es un jugador que basa gran parte de su juego en la potencia y en la velocidad. Una potencia y una velocidad que ya no tiene como antes y eso los rivales lo saben. Lo saben y por eso le presionan más sabedores de que ya no va a poder regatear en largo. Y le presionan porque saben que no va a poder sacar un lanzamiento de 35 metros como hacía antes. Tendrá que ofrecer su mejor versión pronto si quiere pasar a la siguiente ronda no solo en la copa del Rey sino también en la Copa de Europa.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here