Compartir

En tan solo tres meses, la viagra cumple 10 años, siendo este un medicamento que se creía una revolución sexual y que se pudo comparar a lo que era la píldora anticonceptiva en lo que fueron los años 60.

Este producto fue capaz de transformar en su totalidad el tratamiento para la disfunción eréctil y también fue capaz de suponer la génesis de un mercado que es millonario en el que se han podido hacer la venta una cantidad aproximada a los dos millones de pastillas en estos diez años, según las estimaciones que fueron hechas por el laboratorio Pfizer, esto se resume a una tableta cada seis segundos.

El origen de la viagra

Su creación fue producto de un accidente, al principio era un medicamento para poder disminuir la presión arterial, pero los parientes se resistían a dejar de tomarlo ya que uno de los efectos secundarios que causaba era el de tener erecciones más fuertes y a la vez mucho más duraderas.

No obstante y después de diez años, lo que es el caso de la versión femenina es algo que no se ha llevado a cabo en los laboratorios.

Se ha dado con la viagra femenina

Para el año 2015 se pudo lograr algo bastante parecido, un medicamento que era conocido como Flibanserin y que tenía la capacidad de poder tratar la disfunción sexual en las mujeres, pero su mecanismo de actuación era completamente distinto, no brindaba un mayor rendimiento sexual por sí solo, pero si prometía aumentar y  elevar la libido para que de esta manera, pudiera aumentar el número de relaciones con satisfacción.

Este es un medicamento que tampoco es un vasodilatador, sino que tiene la capacidad de actuar como regulador de los químicos en el cerebro y que se encuentran involucrados con lo que son los niveles de deseo sexual, capaz de corregir el desorden de dopamina y a la vez de noradrenalina, que se encuentran vinculadas con la excitación sexual, incluso también es capaz de reducir los niveles de serotonina que se encuentran vinculados a la inhibición.

El equilibrio parece ser el público reducido que tiene este producto, ya que solamente es un medicamento recetado para aquellas mujeres que sufren de trastornos con el deseo sexual y que no se encuentren en la etapa de la menopausia, aparte de que es una eficacia moderna que tiene una gran cantidad de efectos secundarios.

Algunos estudios internacionales resaltan que el 43 % de las mujeres que tienen entre 18 y 59 años por lo general sufren de alguna clase de disfunción sexual, lo que parece ser un porcentaje que se incrementa en un 86 % en la etapa de la menopausia.

La doctora Francisca Morelo quien es la codirectora del Institut de Sexología de Barcelona y  al mismo tiempo presidenta de la Federación española de Sociedades de sexología, explica que en la edad fértil, las causas pueden deberse a problemas de salud como depresión, cáncer, hipertensión o diabetes, sin olvidar los problemas de pareja o periodos como lactancia, el postparto o durante el uso de algunos anticonceptivos hormonales.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here