Compartir

Parece que poco le va a durar la alegría al vencedor de las elecciones francesas de este pasado domingo. Y es que a pesar de que todavía se está dando un baño de multitudes, lo que parece claro es que va a tener que ponerse cuanto antes manos a la obra si no quiere que Europa no le tenga cierta estima. Más que nada porque solo 48 horas después de que se proclamase vencedor en unas elecciones apasionantes, la troika ya ha comenzado a pasar lista y ya ha expuesto la hoja de ruta que deben seguir los franceses durante esta legislatura. Una hoja de ruta que ahora detallaremos pero que para muchos es de sobra conocida.

¿Serán estas medidas eficaces?

Esta es la eterna pregunta que siempre se hacen todos aquellos que han padecido a la troika. Y es que, como no podía ser de otro modo, son dos las medidas principales las que quieren imponer el pueblo francés.

Por un lado lo que pretenden es que la segunda economía europea reduzca hasta mínimos históricos el gasto público. Algo que no hace otra cosa que ir en contra del programa electoral de Macron ya que si se recorta en sanidad y en educación los que tienen menos posibilidades serán los que peor lo pasen.

Por otro lado se quiere que la economía francesa no se endeude más. Algo que puede provocar un verdadero caos porque si algo había prometido Macron, en contra de todo lo que Le Pen ha dicho, es que iba a invertir sobre todo en aquellos colectivos que más lo necesitasen. ¿Cómo se las va a ingeniar el nuevo jefe de la República Francesa si desde este preciso instante va a estar atado de pies y de manos por una Europa que solo ve en la austeridad la salida de esta crisis?

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here