Compartir
Papa Francisco y los rohingya

En su visita a Birmania, el Papa Francisco se ha entrevistado en primer lugar con el general Min Aung Hlaing, este alto militar defendió las acciones del ejército birmano en contra de los rohingya, negó que existiera algún tipo de discriminación religiosa y dijo que el objetivo es llegar a un país de paz y estabilidad.

Resulta llamativo el hecho de que se concediera la primera cita al general cuando en el itinerario estaba pautada primero la entrevista con el presidente birmano Hting Kyaw.

Así mismo, lo dicho por Min al Papa Francisco, entra en total contradicción con las informaciones que manejan los organismos internacionales que siguen de cerca el tema de limpieza étnica que lidera el general y que vienen padeciendo los rohingya.

El sumo pontífice ha sido advertido de que si decide asumir una posición a favor de esta etnia maldita, recibiría respuesta de parte del Ma Ba Tha, grupo de budistas radicalizados; estos esperan que el Papa ni siquiera mencione el tema, ya que se les considera terroristas y extremistas.

el papa denuncia la tortura y el asesinato

Es evidente que quienes antiguamente plantaron cara a los militares, hoy establecen una complicidad con estos de cara a la erradicación de los rohingya, refiriéndonos a los budistas.

Así mismo, se nota como han quedado atrás las pretensiones de la Nobel de la Paz Aung San Suu Kyi de hacer cambios favorables hacia la democracia y de cómo han cambiado ahora sus intereses para subyugarse al estamento militar.

Si Suu Kyi no retoma su camino, el futuro político de Birmania es incierto, ya que hoy se asemeja más a un estado autoritario, así que la premio nobel debe trabajar en función de reivindicar los derechos humanos y no de permitir que sistemáticamente sean violados como ocurre con los rohingya.

El activista y presidente del partido DHRP Kyaw Min, sabe que el Papa Francisco se verá una difícil posición ante la que deberá elegir si eludir el tema de la etnia rohingya y defender la causa con las consecuencias que ello acarrea.

Confía en que su envestidura de líder religioso le obliga a actuar en defensa de los más necesitados, no hacerlo iría en deterioro de su imagen.

La opinión de la cúpula religiosa de Birmania es que el sumo pontífice debe ubicarse del lado de la Suu Kyi, ya que la activista de DDHH y premio nobel de la paz ha sido dura e injustamente criticada por su aparente inacción frente a los desmanes del ejército birmano vinculados a violaciones de derechos humanos; sin embargo Kyaw Min afirma que Suu Kyi ha fracasado ya que lejos de mejorar las condiciones políticas y sociales del país, este se ha sumido en el caos y se deteriora cada día más.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here