Compartir

Los tiempos en los que disfrutar del futbolín acarreaba el hecho de acudir a un salón recreativo o un bar han sido dejados atrás. Ciertamente ambos locales continúan disponiendo de ellos, pero a día de hoy son muchos los usuarios que prefieren una opción más cómoda y práctica con el principal objetivo de evitar desplazamientos.

Se trata de disponer de un modelo en su propia casa. Si a ti también te llama la atención esta posibilidad pero desconoces dónde comprar un futbolín has de saber que en Internet son adquiribles de la manera más sencilla posible, recibiendo el elegido rápida y confortablemente en la puerta de tu domicilio para que empieces a gozar de él cuanto antes.

La diversión no tarda en hacerse patente, pero ¿sabías que detrás de las entretenidas sesiones se encuentran una serie de beneficios de suma importancia? Efectivamente, el futbolín puede llegar a ser más que positivo a nivel de salud, por lo que no es de extrañar que cada vez se encuentre presente en más hogares.

Antes de entrar de lleno en cómo el futbolín puede mejorar el bienestar de cualquier persona conviene mencionar el hecho de que a día de hoy se comercializan modelos muy variados. Los fabricantes tienen en cuenta que no todos los domicilios gozan del espacio suficiente, por lo que también desarrollan unidades de escaso volumen que, a pesar de sus reducidas dimensiones, son plenamente disfrutables.

Mejora la capacidad de reacción

Los reflejos son de vital importancia para el día a día. Un buen ejemplo es la acción de conducir. ¿Sabías que con una buena capacidad de reacción existe la posibilidad de evitar los clásicos incidentes que se producen a diario en las vías españolas? Dar un volantazo a tiempo para evitar una pequeña colisión en una rotonda o activar el freno rápidamente no está al alcance de todos.

Solo quienes tienen buenos reflejos se ven capaces de hacerlo en un tiempo de respuesta ínfimo. Afortunadamente, en caso de no poseerlos, es posible optimizarlos a través de un juego divertido y beneficioso a partes iguales. El futbolín consigue que todos los jugadores vean reducidos sus tiempos de reacciones en líneas generales.

Ello es fruto de que la mesa exige rapidez en términos tanto mentales como de ejecución, puesto que el pequeño esférico se mueve por el tablero a toda velocidad y, en ocasiones, de manera imprevisible. Poco a poco y sin darte cuenta pasarás a tener mejores reflejos independientemente de si juegas en la defensa o tu labor es más bien ofensiva.

Consigue que las personas socialicen más

No hay nada mejor que invitar a amigos y conocidos en general a tu casa, pero es probable que más allá de la celebración de un partido de fútbol que os apetezca ver en la televisión no encuentres muchas otras razones para realizar la correspondiente quedada.

Sin embargo, disponiendo de un futbolín en casa siempre querrás que alguien acuda a tu domicilio para gozar de sesiones apasionantes en todos los sentidos. Lo mismo sucede con los peques. Y es que si se opta por adquirir un modelo infantil, tu hijo deseará que sus amigos vengan a casa con tal de pasárselo en grande.

Este aspecto de socialización resulta de especial relevancia sobre todo en edades tempranas, ya que consiguiendo que los niños y niñas se relacionen habitualmente con sus compañeros y amistades más allá del ámbito escolar puede evitar el desarrollo de futuras patologías como la fobia social, amén de la timidez extrema.

Estrechamiento de vínculos familiares

El futbolín no solo es idóneo para invitar a gente ajena a la familia, sino que los propios miembros de la misma acostumbran a disfrutar regularmente del citado juego. No es necesario que el número de participantes sea par, puesto que por ejemplo aquel que más domina el tablero puede colocarse solo y enfrentarse a una pareja con menos habilidades.

Sea cual sea la disposición de los jugadores el vínculo afectivo existente entre ellos no tarda en estrecharse. Y no es para menos, puesto que la necesidad de colaboración para vencer al rival lleva a ver aumentado el nivel de confianza mutuo, lo cual es fundamental en toda familia.

Diversión que se traduce en felicidad

Durante el transcurso de las sesiones de futbolín son muchas las ocasiones en las que las risas se producen de forma descontrolada. Jugadas inverosímiles, movimientos magistrales y tantas otras escenas suelen dar pie a que la diversión no cese en ningún momento.

Todo ello afecta de lleno al terreno psicológico en sentido positivo. Esbozar una sonrisa y, en definitiva, pasártelo bien junto a tus allegados regula las sustancias químicas del cerebro como la endorfina y la serotonina. El resultado es extremadamente beneficioso, puesto que aspectos negativos como el estrés y la tristeza son dejados a un lado para que un profundo sentimiento de felicidad te invada.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here