Compartir

El pasado mes de febrero Ikea rediseñó su silla de playa Mysingsö y ahora ha decidido retirarla. La hamaca es desplegable y se vendía en varios colores. Sin embargo, ha habido quejas de clientes que han tenido accidentes con la misma en Finlandia, Estados Unidos, Dinamarca, Australia y Alemania. Así que la empresa ha pedido a sus clientes que las devuelvan al establecimiento y que el dinero se les devolverá al momento.

La retirada de la hamaca de playa

En un comunicado, que ha dado la propia Ikea, ha comentado que han detectado fallos en el momento en el que el cliente lava la lona de playa y la vuelve a montar. Ya que, si no se hace correctamente ,puede dar lugar a caídas y también a que los dedos queden atrapados.

También ha comentado que ha recibido cinco informes sobre incidentes con la hamaca, ya que al volver a colocarla de forma incorrecta, pueden dar lugar a caídas. Y, además, en los cinco se hablaba de lesiones en los dedos y de atención médica necesaria. Tras los mismos, Ikea ha realizado una investigación completa y ha decidido retirarla, pero no definitivamente, sino que a realizar un cambio en el diseño para evitar en el futuro que puedan darse estos casos.

Lo cierto es que no es la primera vez que el gigante de la decoración tiene que retirar un producto. En alimentación, en 2013, eliminó las albóndigas de su menú al encontrar resto de carne de caballo, pero un mes más tarde también los postres al encontrar restos fecales elevados en los mismos.

Para que los clientes estén avisados de estas modificaciones, en la web de Ikea hay un apartado llamado recalls donde se pueden ver todos los productos retirados. Este año, sin contar con la hamaca, hay retiradas unas lámparas, un juguete y seis tipos de chocolates.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here