Compartir

Tras la guerra de 1967, Israel anexionó una parte de la ciudad de Jerusalén. Y ahora, el Ayuntamiento de la misma ha aprobado la construcción de 566 viviendas. Y eso significa la ampliación de tres asentamientos judíos: Pisgat Zeev, Ramot Shlomo y Ramot. Y el momento en que se ha elegido realizarlo es tras la toma de posesión de Donald Trump.

Los problemas previos a la ampliación y la llegada de Trump

Esta ampliación ya se había previsto para el diciembre pasado, sin embargo, el primer ministro Benjamín Netanyuhu estableció que se paralizaría hasta que finalizase el mandato de Barack Obama, pues la Administración de este presidente siempre había sido contraria a la expansión de los territorios israelitas en la zona ocupada de las colonias palestinas.

Pero con la llegada de Donald Trump al poder todo ha cambiado. Y según han declarado fuentes del Ayuntamiento de Jerusalén, ya no tienen las manos atadas como ocurría con el anterior presidente de Estados Unidos.

En 2014 se autorizaron 775 viviendas de asentamientos en la parte este de la ciudad y, posteriormente, en 2015 se ampliaron a otras 395. En el año pasado, hasta el 8 de noviembre, la elección de Trump, se aprobaron 500 casas, y desde que este salió elegido hasta el final de año se han dado más de un millar de permisos municipales.

El presidente palestino, Mahmud Abbas, comentó que esa decisión israelí es contraria al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas y que es absolutamente ilegal construir en esos asentamientos.

En febrero, se espera la visita del primer ministro israelí a Estados Unidos, donde se encontrará un apoyo. Ya que, durante la campaña electoral, se anunció que se cambiaría la embajada de Estados Unidos de Tel Aviv, donde se encuentran el resto, a Jerusalén. Aunque los mandatarios ya han hablado por teléfono sobre la situación Siria, el conflicto de Israel y Palestina y el acuerdo nuclear con Irán.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here