Compartir

La Amazonia está gravemente amenazada por los incendios desmedidos que ha vivido en los últimos días. Así como en los territorios colombianos donde desde hace 4 años el fuego amenaza las joyas arqueológicas que datan de unos 12.000 años.

El arqueólogo colombiano Diego Pedraza, que lleva años trabajando al oriente de su país con las pinturas rupestres de Cerro Azul en el departamento del Guaviare, narra que “En el planeta se habla del daño a la flora, fauna y comunidades del Amazonas, pero no del drama que se vive por la destrucción a causa de los incendios de espacios arqueológicos y de patrimonio milenario”.

El año pasado ambientalistas y antropólogos movilizaron al Ejército, debido a los pocos recursos de los bomberos en Guaviare, y afortunadamente evitaron que “La Biblioteca del pensamiento indígena amazónico”, como le llama el profesor Virgilio Becerra, se extinguiera por completo.

Becerra señala que “Es un lugar sagrado fundado hace 12.000 años, el hogar de los dioses encargados de restablecer el equilibrio dañado por el ser humano”.

“Cuando analizamos el contenido de los dibujos no vemos una obra artística sino la memoria antigua de los pueblos que han vivido en la Amazonia. Pintar era uno de sus rituales y deseamos sensibilizar de que es el territorio donde se originó la vida para las poblaciones amerindias”.

Hace  cinco años Cerro Azul ubicado en la serranía entre la Orinoquia y la Amazonia, empezó a cautivar a los turistas, pero Gentil Duarte jefe de las nacientes disidencias de las FARC con feudos en la franja además de un grupo armado, les prohibió el paso.

Para Pedraza “Es grave porque si la gente deja de ir y no conoce el arte rupestre amazónico, no lo preservará. En el verano próximo que inicia en diciembre se originarán nuevos incendios y a nadie le importará”.

A pesar que en 2018 fue declarada Área Arqueológica Protegida (AAP), poco se ha hecho para optimizar las unidades de bomberos de San José. El compromiso es de la Corporación para el Desarrollo Sostenible del Norte y el Oriente Amazónico que en escasas ocasiones ha tomado medidas para impedir la ruina de las selvas.

La situación del Parque Natural Chiribiquete en el escudo guayanés es preocupante. Esta zona protegida por la Unesco y que guarda innumerables tesoros arqueológicos es víctima de la devastación humana. Hasta hace unos años sus montes eran inaccesibles, actualmente la guerrilla ocupa el área.

Pedraza denuncia que “Lo están quemando y deforestando, existe un turismo aéreo desfavorable para la fauna, se practica la minería ilegal y no hay control”. Asumir la situación y salvaguardar las joyas amazónicas es prioridad y uno de los temas de la Cumbre Presidencial por la Amazonia que se realizará en Leticia, capital colombiana del departamento del Amazonas.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here