Compartir

Este jueves el presidente de Brasil  Jair Bolsonaro se reunió con el presidente interino de Venezuela Juan Guaidó quien desde Brasil confirmó que regresará este fin de semana o a más tardar el lunes a Caracas. Dijo que corre el riesgo de ser apresado e incluso asesinado pero tiene un deber con su país en medio de la crisis que se vive.

A bordo de un avión de la Fuerza Aérea de Colombia, Guaidó llegó a Brasil y en su periplo del día se reunió con representantes del Congreso Nacional y embajadores de la UE.

Junto con el mandatario Bolsonaro se mostró optimista de que muy pronto se resolverá la crisis venezolana. A Maduro únicamente le quedan las armas y los cubanos que trabajan dentro de las Fuerzas Armadas, expresó. Confía en que la transición y la democracia están cerca.

Guaidó insistió en que habrá garantía y amnistía para los militares que se pongan al lado de la historia; no aclaró si la intervención militar está contemplada. Recalcó que en Venezuela el único dilema está entre vivir la miseria y muerte que representa una dictadura o el futuro de la región y el camino de la prosperidad que asegura la democracia.

Por su parte, Bolsonaro expresó que la democracia en Venezuela se restablecerá y no escatimará esfuerzos para hacerlo dentro del margen de la legalidad. Agradeció a Dios que en su nación se decidieran poner punto final a la demagogia y el populismo dándole la espalda a la izquierda.

El Gobierno brasileño ha sido muy prudente: no acudió a Cúcuta; ha  guardado silencio en los días más tensos y recibió a Guaidó sin honores de visita de Estado; inclusive los militares que custodiaban la zona fronteriza de Pacaraima para evitar disturbios entre los manifestantes y agentes de la Guardia Nacional Bolivariana que cerraban el paso a la ayuda humanitaria, extendieron un cordón de seguridad.

El general Hamilton Mourão vicepresidente de Brasil, insiste en que su nación nunca cederá el territorio a otros países para actuar en Venezuela ni  apoyará una intervención militar. Ante un riesgo de guerra civil, pide la intermediación de la OEA, ONU y del Papa.

Antonio Denarium, gobernador del estado brasileño de Roraima se reunió en el estado Bolívar  con Justo Noguera aliado de Maduro, para intentar reabrir la frontera al comercio.

Sin embargo los militares venezolanos levantaron el bloqueo sólo para dejar pasar a las ambulancias que durante el fin de semana trasladaban a territorio brasileño  a los heridos de las manifestaciones, y a 184 nativos que quedaron atrapados al otro lado. En Boa Vista, a 215 kilómetros de la frontera, aún quedaban 21 heridos de los cuales uno, un indígena falleció la noche del miércoles.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here