Compartir

Donald Trump ha amenazado a Kim Jong-un con tener el mismo destino que tuvo Muhammad Gadafi, si el líder norcoreano no llega a un acuerdo para renunciar a su programa de armas nucleares.

En un esfuerzo por volver a encarrilar su histórica cumbre con Kim, Trump manifestó que Corea del Norte obtendría fuerte protección, si la reunión se llevase a cabo con éxito. Pero la promesa tuvo una advertencia, de que si fracasaban las conversaciones, Kim podría sufrir el mismo destino que el presidente de Libia.

El destino sufrido por Libia, muestra “lo que sucedería si no hacemos un trato”, advirtió el presidente de EE. UU.

Estas declaraciones se produjeron cuando Pyongyang amenazó con cancelar la histórica cumbre programada para el 12 de junio en Singapur, después de reaccionar fuertemente contra las declaraciones del asesor de seguridad nacional de los EE. UU., John Bolton.

Corea del Norte señaló que su país tenía grandes expectativas con la cumbre, pero quedó “totalmente decepcionado”, por los lamentables comentarios de los Estados Unidos.

Durante el fin de semana pasado, John Bolton insistió en que Corea del Norte tendría que desmantelar su arsenal nuclear, completa e inmediatamente y agregó que se podría seguir el modelo de Libia de desnuclearización verificable.

La advertencia de Trump a Kim, hacer un trato o sufrir el mismo destino que Gadafi

Cuando se le preguntó a Trump por los comentarios de su asesor de seguridad nacional, (el tercero de su administración), el presidente dijo: “Creo que cuando John Bolton hizo esa declaración, estaba hablando de sí vamos a tener un problema, porque no podemos permitir que ese país tenga armas nucleares.

Trump interpretó que el modelo libio “tendría lugar probablemente si no hacemos un trato, pero si hacemos un trato, creo que Kim Jong-un va a estar muy, muy feliz”

Por otro lado, la decisión del presidente de EE. UU de retirarse del acuerdo nuclear con Irán, no sentó bien a sus aliados europeos. El miércoles, el líder de la Unión Europea, compartió abiertamente su frustración.

Mientras hablaba en una cumbre de la UE en la capital búlgara, Donald Tusk, calumnió la “asertividad caprichosa” de la administración Trump, señalando que ya no se puede confiar en Washington.

Las palabras de Tusk, se producían mientras los jefes de Estado de la UE se reunían en Sofía para ver las opciones de poder mantener a flote el acuerdo nuclear de Irán y responder a los posibles aranceles estadounidenses sobre aluminio y acero.

Irán concedió a la UE, entre 45 y 60 días para dar las garantías necesarias, para salvaguardar los intereses iraníes y compensar los daños causados ​​por la retirada de EE.UU.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here