Compartir

Cuando hablamos de alimentación infantil, no debería haber duda sobre la calidad de la misma. No solo de la calidad de los padres y madres a la hora de elegir los productos que les dan a sus hijos sino también de la calidad de algunas marcas. Y es que, cada día son más los estudios que dejan en entredicho la calidad de algunos productos como por ejemplo los que vamos a ver a continuación.

¿Son las salchichas de Campofrío de calidad?

Esta es una de esas preguntas que podría tener una sencilla respuesta que no es otra que un rotundo sí. Sin embargo, basta con echar un vistazo a su composición para darse cuenta de que no es así en absoluto. Sin ir más lejos, la última variedad que han lanzado al mercado, las que tienen pollo y leche, han sido analizadas y se ha podido descubrir que el único pollo que tienen es el que está adherido a los huesos de los animales y que todo lo que lleva de leche es un compuesto lácteo del que no se sabe su procedencia. Una combinación que no es nada saludable si lo que queremos es tener bajo control la alimentación de nuestros hijos.

Nestlé no le va a la zaga

Qué duda cabe que hablar de Nestlé es hablar de calidad… hasta ahora. No hay más que ver la composición de algunos de los productos de sus líneas más infantiles para darse cuenta que la cantidad de azúcar que lleva es excesiva. De hecho esta cantidad supera con creces casi lo recomendado para un adulto y eso que son productos para niños de 2 años. ¿Cómo es posible que una marca que además se jacta de tener productos avalados por la Asociación Española de Pediatría, pueda tener semejante composición? ¿Realmente se puede considerar esta alimentación como una alimentación sana y equilibrada cuando conocemos de sobra los efectos nocivos del azúcar?

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here