Compartir

En vísperas de las próximas elecciones generales y en el supuesto de que Boris Johnson consiga su ansiada mayoría, el próximo viernes 13 quedaran abiertas las posibilidades para los aspirantes a suceder a Jeremy Corbyn, del partido laborista.

Una posible derrota para Corbyn sin duda, representaría el adiós a una carrera como representante de la oposición y su salida elegante mediante la petición de su jubilación.

Para más del 50% de los miembros del partido Laborista, Corbyn ha mantenido una postura frente al Brexit que ha dado cabida a pensar que más bien es un líder pro Brexit, por su parte el Líder de 70 de edad este mismo año ha afianzado más esa creencia al declararse neutral en caso de que un segundo referéndum, promovido por el, tuviera lugar.

De hecho el número dos de su partido, Tom Watson, entregó el cargo debido a la poca o más bien ninguna disposición de su parte, en convertir el laborismo en un partido de permanencia.

Respecto a Keir Starmer portavoz para el Brexit y Emily Thornberry portavoz de Exteriores, han estado de muy bajo perfil en el transcurrir de estas elecciones, recordemos que este par son favoritos a la sucesión.

Otra que suena como su sucesora es Rebecca Long- Bailey, su pupila y la única que eventualmente le ha apoyado a Corbyn en medio de tanta soledad, aunque el líder ha estado muy bien cubierto por la maquinaria de Momentum, una corriente conformada por la izquierda dura que le animó el pasado 2015 en todo momento y pese a cualquiera de los pronósticos.

Estos mismos activistas le ofrecieron el respaldo necesario cuando sus propios parlamentarios intentaron darle un duro golpe apenas a un año de su elección. Así pudo superar esos momentos tan duros y no solo eso pues consiguió desquitarse apenas un año después evitando la mayoría absoluta de los conservadores.

Así dificultó aún más el avance hacia el intrincado camino al Brexit el cual contribuyó a crear. Hoy se ve afectada su reputación como líder debido a su reacción tardía frente a los brotes antisemitas que tuvieron lugar dentro de su partido.

¿Quiénes son los aspirantes?

Keir Starmer: Es el sucesor favorito con el 68% de los militantes a favor. Es portavoz el Brexit, abogado prestigioso especialista en DDHH.

Emily Thornberry: Con un bajo perfil y a la expectativa, la secretaria de Exteriores de Corbyn se ha dejado ver en las manifestaciones pro referéndum. Esta aspirante tiene una vinculación muy especial con los sindicatos y apunta a convertirse en la primera líder femenina de los Laboristas.

Rebecca Long- Bailey: La favorita del propio Corbyn en la que ha delegado uno de los debates de la campaña transmitido por la televisión. Su papel en la campaña ha sido importante y bastante visibilizado.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here