Compartir

Gibraltar ha sido un punto estratégico en las relaciones diplomáticas entre Reino Unido y  España desde que este último hace más de tres décadas entrara a la U.E y cuya incorporación dependiera de Londres. Ahora con el referéndum de 2016 el gobierno británico tras su retiro de la comunidad la soberanía del Peñón ha sido tema de discusión.

El proceso de negociación del Brexit quedó a cargo del francés Michel Barnier en nombre de los 27 miembros; poniendo de inmediato en práctica lo que reza en la cláusula 24 aprobada por un Consejo Europeo: una vez que el Reino Unido abandone la Unión, ningún acuerdo entre esta y el Reino Unido podrá destinarse al territorio de Gibraltar sin previo convenio entre el Reino de España y el Reino Unido.

Barnier junto con  el líder británico Oliver Robins se han responsabilizado del marco ordinario, de negociar documentos como el Acuerdo de Salida, dirigido desde Bruselas que persigue un convenio legal de derecho básico de la U.E y tres Protocolos, uno de ellos sobre el Peñón.

Paralelamente, ambos países europeos comerciaban el contenido concreto de este Protocolo y cinco memorandos que disponen la cooperación en áreas como aduana, policía, fiscalidad, contrabando, derecho de los trabajadores fronterizos y medio ambiente, entre otros.

A largo plazo redundará en beneficio de la zona en cuestión ya que cuando se ejecute la salida inglesa de la U.E Gibraltar no sufrirá.

El mandatario español Pedro Sánchez considera que la potestad del territorio deberá emprenderse en una segunda fase de negociaciones, de hecho en la pasada Cumbre europea insistió que el Protocolo sobre Gibraltar ya estaba acordado y cerrado, que este no sería un problema con la salida del Brexit.

Aún están pendientes cuatro memorandos bilaterales, que de no concretarse tampoco traería inconvenientes.

Sin embargo el tiempo se agota y no han ocurrido avances suficientes, Barnier pidió un margen de confianza que resultó en un acuerdo técnico; pero no contaba que a través del Coreper (la reunión de embajadores ante la U.E), se ha perdido la unidad y hay naciones incómodas con el resultado, tal es el caso de España que considera que Barnier se ha excedido en sus funciones.

Igualmente porque dice surgió sin razón un artículo del Acuerdo de Salida, manifestando que la Unión y el Reino Unido harán esfuerzos y respetarán el orden legal para negociar de manera libre los convenios de la futura relación, garantizando se apliquen una vez finalice la fase de transición.

Con esto España perdería la posibilidad de negociar con el Reino Unido sobre Gibraltar, es por ello que demanda se cambie el artículo o  busquen un método legal factible; por su parte los comisionados se niegan a alterar el documento.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here