Compartir

Resulta curioso pero, si echaos un vistazo al mundo de la cultura de casi cualquier país, nos encontramos con que, de un modo casi continuo, este está siempre en continua batalla contra el poder. Dos ejemplos representativos los podemos encontrar en los últimos premios Goya españoles y en la Academia de Cine de Estados Unidos.

Los españoles más reivindicativos

Es una realidad que se repite año tras año. Cuando llega la gala de los premios Goya, todos y cada uno de los actores y actrices que se dan cita en ellos, con algunas raras excepciones, no dudan ni un solo instante a la hora de criticar la manera que tiene el gobierno actual, lo suelen hacer tanto con los gobiernos de derechas como con los gobiernos de izquierdas, de tratarles.

Pero ahí no termina todo ya que no son pocos los que además reivindican derechos sociales, políticas para los más desfavorecidos y una unidad que hacen mucho tiempo que, según ellos, se perdió. El problema es que los políticos, aunque presentes en esos eventos, no juegan más que un papel representativo ya que sus intereses son otros bien distintos.

Críticas contra Donald Trump

De todos modos, si cruzamos el charco podemos ver que allí, en Estados Unidos, tampoco se quedan cortos. Y es que, en cualquier ceremonia que tenga que ver con el mundo de la pequeña y de la gran pantalla, los asistentes no pierden ocasión de criticar el poder. La última en hacerlo fue Meryl Streep, la cual, no tuvo ninguna clase de problema en arremeter contra el nuevo inquilino de la Casa Blanca, Donald Trump. Además, son muy conscientes de que, para bien o para mal, los actos que lleven a cabo allí, van a tener una gran repercusión en los medios de comunicación de todo el mundo por lo que no caerán en saco roto.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here