Compartir

La próxima cumbre el 27 de abril, entre el presidente surcoreano Moon Jae-in y el líder norcoreano Kim Jong-un, será una de las reuniones más importantes y trascendentales a nivel mundial.

No solo ocurrirá una cumbre Sur-Norte, sino que incidirá directamente a una posible cumbre Trump-Kim.

Durante una reunión con el Comité Organizador de la cumbre, el jefe de Estado surcoreano, consideró que Corea del Sur y la República Popular Democrática de Corea (RPDC) tiene ante sí, el inicio de un proceso que puede conducir a la reconciliación y la prosperidad de ambos territorios. Afirmó que están a punto de iniciar una gran transición para completar la desnuclearización de la península de Corea, lograr una paz duradera y el desarrollo sostenible de los vínculos entre el Norte y el Sur.

Ya se ha evidenciado una mejora palpable en las relaciones entre estas dos naciones

En los Juegos Olímpicos de invierno, el líder norcoreano aceptó enviar un equipo deportivo norcoreano junto con su hermana, Kim Yo-jong, lo que provocó un acercamiento.

Moon Jae-in y Kim Yo-jong pasaron tres días en el mismo lugar durante los Juegos Olímpicos, si bien hubo algunos eventos sociales, también hablaron sobre diversos asuntos.

Corea del Norte y EEUU reactivan la posibilidad de la paz

Igualmente Kim ha hecho pequeñas concesiones, acordó reunirse en la zona desmilitarizada de Panmunjom, no en la capital norcoreana de Pyongyang. También ha prometido un aplazamiento sobre las pruebas de misiles, incluso durante los ejercicios militares entre Estados Unidos y Corea del Sur, planeados para abril. Y por otro lado, Kim y Moon han sugerido otros puntos que podrían estar sobre la mesa.

Evidentemente es un progreso significativo en la dirección correcta

Por lo general, la mayoría de las negociaciones se realizan antes de la cumbre real, por lo que no debería haber sorpresas. Existe una gran posibilidad de que los representantes de Moon y Kim ya hayan acordado tentativamente algunos aspectos para reducir la situación.

Moon es consciente de que el progreso en el tema nuclear, es imprescindible para evitar una repetición de la peligrosa situación del otoño pasado, cuando las crecientes tensiones acercaron a la Península a un conflicto, desde que terminó la Guerra de Corea en 1953.

El líder de Corea del Norte, reconoció la posibilidad de conversaciones con Estados Unidos, por otro lado, Trump también acordó reunirse con Kim para discutir la desnuclearización entre mayo y junio. Esta sería la primera reunión entre un presidente estadounidense en funciones y un líder norcoreano.

Todas estas acciones gozan de un amplio apoyo mundial y generan grandes saltos que hacen ver a esa parte del mundo, como un referente para emplear la diplomacia en lugar de la fricción, y de un posible estallido de guerra.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here