Compartir
armario

Es imperativo asegurarse del buen funcionamiento del material eléctrico de tu hogar, pues son muchos los aparatos o elementos que componen la totalidad de los productos eléctricos que hay en ésta.

Hoy en día, la mayoría de los hogares disponen de una multitud de aparatos eléctricos y de complicadas redes eléctricas que conectan las habitaciones entre sí y que dan a todas ellas luz y electricidad para poder llevar a cabo las tareas más básicas de la vida cotidiana. El cuadro eléctrico es un dispositivo indispensable en una instalación eléctrica, pues juega un papel relevante en un apartamento o casa al acoger todas las líneas eléctricas. Quédate con nosotros para descubrir en qué medida se trata de un elemento importante y conocer la respuesta a las preguntas más frecuentes. ¿Para qué sirve? ¿Cuántos tipos de cuadros eléctricos hay?

¿Qué es un cuadro eléctrico?

Los armarios eléctricos suelen contener el conjunto de cables eléctricos del hogar. Como pieza clave, suele situarse en la entrada de un edificio, casa o incluso de un piso. Junta todos los circuitos eléctricos y los controla mediante órganos de seguridad y protección. Además, el cuadro eléctrico suele contener los disyuntores e incluso, en algunos casos, el timbre.

¿Dónde y cómo disponer el armario eléctrico?

Nunca lo encontrarás fuera del edificio en cuestión, e, idealmente, estará situado en altura (para alejarlo del alcance de los niños), y cerca de la entrada. Para todo aquel edificio nuevo o renovado, la legislación quiere que este dispositivo esté situado en la cubierta técnica apropiada y destinada a ello. En cuanto a las dimensiones, pueden variar considerablemente según la talla y la cantidad de circuitos eléctricos. No obstante, la legislación relativa a este tipo de elementos estipula que las dimensiones mínimas son de 600 mm de profundo y de 450×150 para un hogar de menos de 35 metros cuadrados. Por otro lado, debes saber que el cuadro eléctrico debe ser de fácil acceso, para poder acceder a él en caso de emergencia, y, por supuesto, estar en un lugar seco.

Existen, además, algunas exigencias para asegurar un correcto funcionamiento: la distribución de las protecciones de automáticos y diferenciales del cableado, los módulos e incluso los fusibles. La instalación del dispositivo debe corresponder al patrón eléctrico establecido, por lo que será necesario adaptar el grado de electrificación a las dimensiones del hogar, o del número de habitaciones que la conforman.

¿Cómo escoger un buen armario eléctrico?

Existen varios tipos de cuadros eléctricos en el mercado. Deberás elegir el que más se adapte a tus necesidades y a la arquitectura del edificio o lugar en el que decidas instalarlo. Es posible encontrar armarios eléctricos con dimensiones estándar. Muchos de ellos son bloques compartimentados (con varias partes) cuya instalación será de lo más sencilla. Hemos de decirte que, en el caso de no tener muchos conocimientos en electricidad y cableados, optes por estos modelos, pues son los más sencillos. Tienes desde cuadros eléctricos empotrados (los cuales necesitarán maña de manitas y espacio suficiente para realizar su instalación), hasta los cuadros eléctricos convencionales estancos, pasando por armarios eléctricos con máxima seguridad, pues poseen puerta, y algunos, hasta son de materiales específicos como el acero, y otros tienen una cerradura y llave (para proteger a los más pequeños de elementos eléctricos).

La seguridad ante todo

Como venimos diciendo, el armario eléctrico no es solo un elemento que viene a controlar y administrar la electricidad en un hogar, sino que asegura la protección de las personas que moran en él. Instalando uno de los cuadros eléctricos que hemos mencionado y procurando respetar las leyes y consejos de colocación y situación, podrás estar tranquilo sabiendo que tus hijos ni tendrán acceso a él, ni podrán recibir daños colaterales de problemas ligados a una mala gestión eléctrica.

Efectivamente, al hablar de daños colaterales por mala gestión eléctrica, nos referimos a ciertas consecuencias de instalar incorrectamente un cuadro eléctrico, de situarlo en un lugar erróneo, o de tener uno de mala calidad: que se estropeen objetos que alimentan su energía con electricidad; que se vaya la luz repentina o constantemente; la sobrecarga eléctrica; o, simplemente, que se prenda fuego en algún punto de tu hogar, son solo algunas de las consecuencias que podrías padecer. No te la juegues ni pongas en riesgo la vida de tu familia: opta por un buen cuadro eléctrico.

La cuestión de los precios

Hoy en día, no has de preocuparte por tener que desembolsar grandes cantidades de dinero para poder tener un cuadro eléctrico, pues se trata de un bien material básico para el hogar. Antes de nada, debes tener en cuenta que no debes poner precio a tu seguridad ni a la de tu familia. Una vez asimilado esto, es interesante saber que los precios más baratos y que sean de buena calidad varían según el tipo de cuadro eléctrico. Empresas como Sumidelec, por ejemplo, la cual podrás encontrar fácilmente en la web, te ofrecen cuadros eléctricos de calidad a precios asequibles y para todos los bolsillos. No dudes en darte una vuelta y ver cuál se adapta mejor a tu hogar y a tu capacidad financiera. Los cuadros eléctricos empotrados podrían oscilar entre los 7 y 180€, sabiendo que todo dependerá del tamaño; un armario eléctrico con puerta incorporada variará entre 50 y 110€; y el cuadro eléctrico estanco se situará entre 10 y 65€. Como ves, poder encontrar un buen cuadro eléctrico a un precio competitivo no es para nada difícil.

Finalmente, hemos de decir que, para asegurar tu hogar y poder dormir tranquilo por las noches sabiendo que todos estaréis a salvo de cualquier problema ligado al cuadro eléctrico, has de tener en cuenta todos estos consejos que acabamos de proporcionar. No has de tomarte a la ligera algo tan esencial en un hogar como lo es un armario eléctrico, pues pondrías demasiado en juego. Además, si el cuadro eléctrico de tu hogar tiene ya unos cuantos años, no dudes en procurarte uno nuevo, pues cada vez son más modernos y óptimos.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here