Compartir

Si hay un tenista español que ha marcado una época, ese es Rafael Nadal. Un jugador que ha cosechado muchos éxitos a lo largo de su carrera pero que, de un tiempo a esta parte no está encontrando su mejor tenis. No en vano, los resultados no solo no le están acompañando sino que se ha encontrado con algunas derrotas muy dolorosas contra rivales que están muy por debajo de él en el ranking mundial de la ATP.

Adaptación a su nueva condición física

Rafael Nadal es un tenista que ante todo es inteligente. Por ello, y una vez que ha podido comprobar que no tiene la condición física que tenía hace unos años, cuando era capaz de disputar puntos de 5 minutos de duración, ha comprendido que la mejor alternativa posible es variar su forma de jugar.

Ahora no tiene un juego que se basa tanto en la fuerza física y en la velocidad como hace unos años. Ahora es un juego mucho más técnico. Un juego que se basa mucho más en el saque con el objetivo de llevar la iniciativa en el punto y de ese modo desgastarse mucho menos.

Ahora no se preocupa solamente de pasar bolas al campo contrario. Ahora trata de que cada bola que devuelva tenga una intención particular. El efecto en sus golpeos es mucho más acusado y busca un juego mucho más largo hasta casi llegar a la línea de fondo del rival. Otro detalle que llama mucho la atención es que no pierde la ocasión de cerrar un punto en poco tiempo y no tiene reparo en subir a la red las veces que hagan falta. Ahora, como decíamos hace unos instantes, no puede permitirse el lujo de alargar en exceso los partidos ya que le pasan una factura que luego no va a poder superar.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here