Compartir

Si hay un país que ha caído en una situación lamentable es Venezuela y no es un secreto para nadie. El que en algún momento fue la nación más prometedora de América Latina actualmente tiene una hiperinflación que supera las seis cifras.

Recientemente se publicaron los resultados de un estudio que suele ser de los más prestigiosos del país sudamericano. La Encuesta de Condiciones de Vida de los Venezolanos forma parte de la Universidad Católica Andrés Bello y publica estadísticas que el gobierno no se atreve a mostrar.

La edición mostrada esta última semana reflejó que más del 80% de la población vive en pobreza extrema, algo que no se compara con ningún otro país de Sudamérica. Es el más pobre de la región  y el segundo con mayor desigualdad luego de su vecino Brasil.

Más de 10.000 hogares fueron entrevistados y refleja el descalabro económico a lo que puede llevar el socialismo, una política que lleva 20 años, justo desde la llegada de Hugo Chávez al poder.

Un investigador añadió que Venezuela nunca había tenido estos niveles de pobreza, ni siquiera en los momentos de las colonias españolas.

Las cifras muestran que el 96% de la población es pobre, mientras que el 79% roza la pobreza extrema. Todo esto quiere decir que los ingresos que reciben mensualmente no alcanzan para cubrir la canasta alimentaria familiar.

El hecho de que la pobreza extrema siga ascendiendo muestra las consecuencias de la hiperinflación, que se ha visto desde el año 2017 y que aún no ha descendido significativamente.

El estudio también contempló un nuevo indicador económico llamado pobreza de consumo, que refleja que el 68% de los ciudadanos consume menos de 2000 calorías al día, lo que refleja la realidad de los precios de la canasta básica y la inseguridad alimentaria que vive el país.

La desigualdad muestra como los que poseen mayores ingresos comen cinco veces más carne que los pobres, mientras que la mayoría de la población ingiere menos de lo recomendado que es 51 gramos de proteína al día. El 32% de la población lo alcanza, y esto sin sumar los datos de desnutrición infantil.

Así es como Venezuela ahora parece un país más ligado a Centroamérica y África que de Sudamérica, estando en una lista que encabeza Nigeria, estando solo un nivel por debajo.

El envejecimiento de la población ha crecido, así como se ahora hay cuatro millones menos de habitantes producto de la migración forzada.  La pandemia llegó en el peor momento posible, ya que en el mes de abril 43% de los ciudadanos manifestó que no podía trabajar o que sus ingresos se habían visto afectados.

Todo cambio pasa por una modificación del gobierno que emita nuevas políticas que ayudan al venezolano promedio.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here