Compartir

Nuevos elementos salen a la luz después de la exhaustiva auditoria que realizo la BDO a solicitud del Consejo Superior de Deportes, donde se evidencian otras irregularidades contables cometidas por Ángel María Villar, cuando fue Presidente de la Real Federación Española de Futbol RFEF.

Los representantes de BDO se encontraron que la RFEF presidida entonces por Villar, maquillo en los ejercicios contables  del 2013 y 2014 los apartados de gastos por desplazamientos, cesiones de derechos publicitarios, de televisión y de patrocinios, dando origen a alteraciones contables recurrentes.

Explican en su informe que incurrieron en la sobrevaloración de algunos apartados de ingresos y se detectó que el organismo no apuntaba cuando correspondía la totalidad de sus ingresos y gastos, lo que sugiere su incumplimiento respecto al criterio de devengo y la falta de registro de las operaciones en el periodo contable en el que se produjeron.

Villar, Presidente de la Real Federación Española de Futbol

Partiendo de las malas prácticas contables antes señaladas, aunadas a gastos de la misma índole no justificados, los auditores de BDO calculan que el patrimonio neto del organismo que presidia Villar fue sobrevalorado en el 2013 en 17,9 millones y en 2014 en 22.9 millones; lo mismo ocurrió en los mismos periodos con el activo y el patrimonio también sobrevalorados en 4,9 y 3,7 millones respectivamente, esto originado por la contabilización de derechos de licencias y merchandising.

La RFEF obtuvo una subvención de capital a la que no tiene derecho por haber perdido su condición de beneficiario, no existe entonces motivo para su inclusión más allá de pretender engrosar el patrimonio del organismo en 2 millones.

Uno de los apartados del informe indica que Villar no informo ni procuró que se informara sobre el proceso de revisión y justificación de las subvenciones, específicamente las otorgadas mediante CSD entre 2010 y 2013 por un total de 14,6 millones, sobre el que se hizo una reclamación de 1,9 millones del ejercicio del 2010 y otra por 758 mil correspondientes al 2013, los gastos reclamados por la CSD se relacionan con gastos que no fueron justificados de fondos cuyo destino era ayudar a los niños que fueron víctimas del terremoto de Haití los cuales no llegaron a su destino.

Finalmente, el informe del BDO indica que en tiempos de Villar, la RFEF recibió ayudas y otros ingresos provenientes de Organismos Internacionales por la cantidad de 5,8 millones de Euros cuyo destino aún no se ha aclarado.

El total de datos falseados suma 53 millones de Euros y están aparte los 10 millones de menos que fueron camuflados en un apartado de gastos.

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here